[ BLOG ]

¡SORTEO! Llévate gratis un KIT CAPILAR 3X1

En nuestro último post hablábamos sobre la cosmética natural para el cabello. Contábamos qué es lo que le ocurre a nuestro pelo cuando nos pasamos a los champús naturales y por qué es importante evitar los ingredientes sintéticos. Si aún no lo has leído no te lo pierdas, puedes acceder directamente desde aquí.

 

¡Y para que compruebes en tu propio cuerpo los beneficios de los productos naturales para el cabello, queremos sortear un KIT CAPILAR 3x1! 

 

Este kit incluye las materias primas, recetas, envases e instrumentación necesarias para elaborar tres productos indispensables para el cuidado capilar con las propiedades estimulantes y revitalizantes del romero y con activos específicos para recuperar el brillo, frenar la caída del cabello y recuperar su belleza y vitalidad:

- CHAMPU ‘romero’ (150 ml.) con hidrolato y aceite esencial de romero y proteína de trigo

- SUAVIZANTE ‘oliva’ (100 ml.) con aceite de oliva y hidrolato y aceite esencial de romero.

- TÓNICO CAPILAR ‘trigo‘ (50 ml.) con proteína de trigo e hidrolato y aceites de romero.

Y todo viene bien explicado para que tu mismo elabores estas tres recetas.

 

Como verás el ROMERO es el ingrediente estrella de este kit. Hace unas semanas estuvimos destilando romero con Virginia de Trucos Naturales ¿no viste el vídeo? Puedes verlo aquí, no tiene desperdicio :D

 

¿Cómo participar?

 

1. Únete a nuestra lista de correo rellenando este formulario (no compartimos vuestros datos personales con nadie)


 

2. Suscríbete a la lista de correo de Trucos Naturales (en la página principal, donde pone "trucos naturales en tu correo")

 

Podéis participar desde el miércoles 28 junio hasta el sábado 8 de julio del 2017. El domingo 9 de julio se realizará el sorteo y avisaremos al ganador/a por correo electrónico, además de anunciarlo en las redes sociales. 

Por motivos de aduanas NO es posible enviar el premio fuera de la Península.

 

¡Mucha suerte a todos!

4 comentarios

Champús naturales: el gran cambio

      Aún recuerdo mi primera experiencia con un champú natural…¡¡¡me tiraba de los pelos!!! Ya utilizaba mi propia cosmética natural casera y estaba encantada con los resultados, pero me resistía a probarla con mi pelo y tengo que admitir que al principio me decepcionó. No conseguía tanta espuma como con los comerciales, ni sentía el cabello tan brillante y sedoso. Por suerte estaba decidida a eliminar la química de mi vida así que aposté por elaborar mi propio champú natural y menos mal! Porque en muy poco tiempo empecé a verme el pelo más brillante, menos graso, más natural y mucho más sano ... y por si fuera poco se me ensuciaba mucho menos que antes y podía espaciar la frecuencia de lavado.

      Nuestro consejo: dale otra oportunidad al champú natural y no tires tan pronto la toalla. Sigue leyendo y comprenderás qué le está pasando a tu preciosa melena ;)

 

Estructura del cabello

 

Antes de nada vamos a explicar cómo está formada nuestra cabecita peluda. El cuero cabelludo es la piel que protege al cráneo de las agresiones externas. Digamos que es como la piel del resto del cuerpo, pero un poquito más gruesa. La capa más externa de esta piel es la epidermis, y en ella se encuentran unas “cavidades” llamadas folículos pilosos, de los cuales nacen cada uno de nuestros cabellos. Estos folículos pilosos contienen glándulas sebáceas, encargadas de lubricar naturalmente al cabello, y una serie de tejido conjuntivo y vasos sanguíneos que proporcionan al pelo las sustancias necesarias para su crecimiento. Esta es la parte viva del pelo y requiere un cuidado que viene desde dentro. Por ejemplo, una deficiencia en vitaminas, una dieta desequilibrada o los cambios hormonales puede alterar su crecimiento. Son situaciones puntuales que pueden hacer que nuestro pelo se debilite y se caiga más en un momento determinado.

 

Imagen: http://www.capilatis.com.ar - Estructura esquemática de la fibra capilar
Imagen: http://www.capilatis.com.ar - Estructura esquemática de la fibra capilar

 

Cada pelo tiene una raíz ubicada en un folículo piloso y un tallo que a medida que crece sale del folículo por encima de la epidermis. Esta es la parte que nosotros vemos, la fibra capilar  y, biológicamente hablando, está muerta ¡¡pero eso no quiere decir que no debamos cuidarla!! 

A rasgos generales, cada fibra capilar se compone en un 70% de agua, 30% de proteínas y un pequeño porcentaje de grasas y minerales. Además, cada fibra está recubierta por una cutícula de queratina, que es la responsable de proteger al pelo de todas las agresiones externas (rayos UV, viento, frío, agentes químicos…) y además le confiere las propiedades al cabello (permeabilidad, resistencia, plasticidad y elasticidad). La queratina se dispone sobre la fibra capilar como una capa de escamas alineadas unas sobre otras. Cuando, por diversos factores, el pelo se daña, esta hilera de escamas pierde su formación compacta y se abre, lo que hace que se pierda el agua del interior del pelo, que al deshidratarse se debilita y pierde fuerza y brillo.   

 

Fuente: Pinterest
Imagen: pinterest - Cutícula vista al microscopio electrónico

 

¿Qué es un champú y por qué lo necesitamos?

 

La palabra champú deriva del inglés “Shampoo”, que significa “masajear”. El objetivo del champú por tanto es masajear el cuero cabelludo para eliminar la suciedad y la grasa. Las partículas de grasa no son solubles en agua (se repelen) y por eso necesitamos algo que las agarre y las arrastre. Las moléculas del jabón eliminan la grasa producida por las glándulas sebáceas, donde quedan atrapadas las células muertas del cuero cabelludo, la suciedad, o las sustancias que nos apliquemos en él, como lacas, gominas, etc. Esta grasa o sebo debe eliminarse periódicamente por razones que van más allá de lo estético, ya que supone una importante fuente de microorganismos que pueden favorecer las infecciones.

Vale, y si el champú es tan necesario en nuestras vidas ¿qué de malo hay en usarlo? ¿Por qué han surgido movimientos como el “No-poo” que promueven lavar el pelo exclusivamente con agua y vinagre? Pues el problema está en que la gran mayoría de champús convencionales llevan una serie de ingredientes no muy saludables para nuestro cuero cabelludo y son tan agresivos que no sólo quitan la grasa acumulada sino que eliminan el propio sebo natural!! Nuestra piel responde a esta agresión generando más grasa por lo que, al final, entramos en modo bucle: el pelo genera más grasa, se nos ensucia antes, necesitamos lavarlo más a menudo, se elimina el sebo natural, el pelo genera más grasa.. y así hasta el infinito! A parte de todo esto, como estamos eliminado la barrera protectora natural de nuestra piel, el pelo se debilita, las escamas de queratina se abren y se pierde humedad. Por eso nuestro pelo puede verse seco o encrespado si lo lavamos sólo con champú así que necesitamos añadir mascarillas, suavizantes, sérum y todo tipo de accesorios capilares que no hacen más que enmascarar el problema.

 

Vamos a ver qué ingredientes tóxicos en los productos capilares debemos evitar a toda costa (seguro que muchos ya te suenan familiares):

-          Sodium Lauryl sulfate (SLS) y derivados. Son tensioactivos (jabones) muy agresivos que pueden irritar, causar eczema o enrojecer y secar la piel, particularmente en altas concentraciones o cuando se usan con frecuencia. Bien es verdad que proceden del coco, pero la solución final resultante de los procesos a los que se somete es de carácter químico. Además no son biodegradables por lo que suponen una fuente importante de contaminación. Se usan tanto en geles de ducha como champús porque son baratos y hacen mucha espuma.

-          Siliconas. Aparecen en el INCI con el sufijo -xane, -cone, -conol (Dimethicone, Dimethiconol, Cyclopentasiloxane…) Están presentes sobre todo en mascarillas y suavizantes. Estos componentes se pegan al pelo y lo recubren formando una fina película que le da aspecto brillante y sedoso. Pero esto es sólo un espejismo  ya que la fibra capilar está sellada y digamos que no “respira”, no recibe hidratación y se dificulta la regeneración natural de las células. Al aplicarlos se produce una sensación de brillo y suavidad que es ilusoria, ya que enseguida notaremos el pelo más sucio y nos obligará a lavarlo con más frecuencia, entrando en un círculo vicioso del que es difícil escapar!

-          Aceites minerales. Aparecen con el nombre de Petrolatum, Paraffinum liquidum, Mineral Oil… Se utilizan en lugar de aceites vegetales porque son muy baratos, pero son derivados del petróleo por lo que no son afines a nuestras células y no nutren en profundidad sino que se limitan a dejar una capa sobre la superficie de la epidermis que impide la transpiración normal de ésta.

-          Alcoholes. Son muy volátiles y actúan como disolventes, conservantes y potencian la penetración cutánea de ciertos compuestos. Ej. Methyl alcohol, Alcohol Denat, Isopropyl alcohol, PEG…). Hay una gran variedad de alcoholes y no todos son tóxicos, lo mejor es informarse antes de comprar.

 

Y por supuesto los parabenos y ftalatos, que se ha comprobado que actúan como disruptores endocrinos y que son tan frecuentes en los productos cosméticos.

 

Los champús naturales: los grandes incomprendidos

 

Con este combo de ingredientes tóxicos que componen los champús y productos capilares tradicionales creo que no quedan dudas de pasarse a una alternativa un poco más saludable. Pero cuando dejamos de usar estos productos nuestro pelo puede parecer más seco, sin vida, apagado, encrespado…  El pobre ha estado ahí aletargado, sin respirar, y necesita un tiempo de aclimatación para recuperarse. Por otro lado, los champús naturales hacen ninguna o menos espuma que lo que estamos acostumbrados y esto al principio no gusta nada. Pero te aconsejamos que no decaigas y tengas constancia, si estás dispuest@ a pasarte a los productos capilares naturales sigue en tu empeño, en un tiempo verás los buenos resultados y tu pelo estará sano y equilibrado, y el que haga menos espuma no significa que limpie menos!!

 

En AROMAKIT queremos facilitarte este proceso detox y acompañarte en este cambio y por ello creamos el KIT CAPILAR 3X1, en el que encontrarás todo lo necesario para elaborar tres productos  indispensables: un champú fortificante, una crema suavizante y un tónico reparador, con las propiedades estimulantes y revitalizantes del romero y con activos específicos para recuperar el brillo, frenar la caída del cabello y recuperar su belleza y vitalidad. Romero, Panthenol, Queratina, Inulina.... ingredientes muy sencillos pero muy eficaces que combinados entre sí aportan a tu cabello lo que necesita para estar sano. 

 

Lo bueno de fabricar tu propia cosmética natural casera es que sabes exactamente cómo y de qué está hecha, además de la satisfacción que supone cuidarte con un producto elaborado por ti mismo ;) En cada kit vas a encontrar toda la información y utensilios para que no te falte de nada y elaborar tu cosmética natural desde cero así que no tengas miedo ¡el mayor error que puedes cometer es no intentarlo!

 

Hasta aquí el post de hoy, esperamos que te haya servido para entender los cambios que sufre nuestro pelo y porqué es importante cuidarlo de forma natural. Si tienes dudas o comentarios, puedes dejarlos aquí, escribirnos a info@aromakit.eu o encontrarnos en redes sociales.

 

Saludos aromáticos!! 

 

0 comentarios

emulsionantes, emulgentes, tensioactivos... ¡qué lío! [parte 2]

Seguimos con la segunda parte del tutorial sobre emulsionantes. Hoy Carmen de Aprende a Cuidarte nos habla sobre los principales emulgentes que usamos en AROMAKIT y nos enseña a formular una crema base. La idea con este tutorial es que entiendas para qué sirven los ingredientes que utilizas al elaborar tu propia cosmética natural y que puedas modificar nuestras recetas para adaptarlas completamente a tus necesidades específicas. Nuestra piel es un órgano vivo que requiere cuidados diferentes en el tiempo. Sólo elaborando tu propia cosmética natural conseguirás adaptar tus productos a los requerimientos que tu piel necesita en cada momento.

Si te perdiste la parte 1 del tutorial o quieres recordar conceptos antes de continuar, pincha aquí. Te dejamos ya con Carmen y su maravilloso tutorial, de lo mejorcito que hay por la red sobre este tema ;) 

Te recordamos que si tienes un blog o te encanta escribir sobre cosmética natural, en AROMAKIT tienes las puertas abiertas para expresarte. Ponte en contacto con nosotros a través del formulario, estaremos encantados de escucharte. Saludos aromáticos!

 


"Soy Carmen. He crecido entre pipetas, matraces, probetas... mi padre heredó una pequeña empresa familiar de jabones, aprendí a comer, andar y a formular todo a un mismo tiempo, y así me decidí por estudiar Biología, luego empecé a interesarme por la cosmética, como muchas mujeres :) y decidí estudiarlo de forma reglada en la UNED, y más tarde, casi por casualidad, conocí el lado Bio de la vida, me enamoró y ahora me dedico a enseñarlo. En mi blog te voy a enseñar hacer tus propios cosméticos, no se trata solo de aprender hacerlos, es mucho más que eso, es una forma de vida, usaremos productos naturales, te enseñare a manejarlos y a entenderlos, y a incorporarlos en Tu vida, que espero se convierta en una vida BIO, no soy vegana, ni vegetariana, soy BIO, llevo una vida sana y equilibrada basada en productos naturales y hábitos saludables, la vida BIO.

A veces se tiene suerte en la vida, como yo el día que Aromakit me pregunto si me gustaría escribir una entrada sobre emulsionantes, como si a un niño le preguntas si quiere jugar un rato más con sus camiones, pues claro ¡está deseando! Así que Quédate conmigo, allá vamos!"

 

Repasando conceptos

 

La semana pasada estuvimos hablando de emulsionantes y esta semana vamos a rematar el tema afianzando el concepto básico y entendiendo una fórmula sencilla de una crema facial.

Seguimos donde lo dejamos, si no has tenido tiempo de leer la entrada de la semana pasada, te lo resumo en una imagen:

 

Así se comporta un emulsionante, esta imagen resume todo.

 

En palabras, el mismo ejemplo de la semana pasada: agua y aceite no se pueden mezclar, si añades un emulsionante, se va “interponer” entre el agua y el aceite para que no “entren en contacto” y así pueden permanecer unidos, aunque no están en contacto.

El emulsionante es una molécula con dos propiedades: una parte, es soluble en agua y otra es soluble en aceite, y esto le permite “disponerse” poniendo en contacto con el agua su parte soluble en agua y en contacto con el aceite su parte soluble en aceite y esto lo hace dispersando una de las fases. Como veis en el dibujo, en este caso el emulsionante ha dispersado, es decir, ha convertido en gotas pequeñas el aceite.

Por esto se habla de fase continua en una emulsión y fase dispersa o discontinua: el emulsionante dispersa una de las dos fases y la convierte en discontinua, es decir, la hace pequeñas gotas, y para conseguir esto es por lo que tenemos que batir nuestras cremas enérgicamente y así lo que estamos haciendo es dispersar una fase y disponer el emulsionante rodeando las pequeñas gotas de la fase dispersada.

Si no bates el tiempo suficiente ¿Qué ocurre?  Que no habrás conseguido que todo el emulsionante rodee todas las gotas de la fase dispersa y pasado un tiempo corto la crema se te separara en sus 2 fases.

 

Algunos tipos de emulgentes

 

Y vamos ahora a centrarnos amiga AROMAKIT en los 3 que tu estas acostumbrada a manejar en los kits.

 

  • Cera número 2 (Triticum dolce) (INCI: Cetearyl Wheat Straw Glycosides y Cetearyl Alcohol): Emulsionante de origen vegetal a base de azúcares hidrolizados de paja de trigo. No iónico, tipo O/A, punto de fusión entre 60-70° , no etoxilado. Lo puedes encontrar en todos los kits de cremas faciales, así como en la Loción desmaquillante Flavia o Alejandra y en la Leche corporal Romero

Me gusta mucho la cera número 2, por muchas de sus características, te destaco un par:

- Porque hace emulsiones de aceite en agua (O/A). No elijo nunca emulsionantes que hagan A/O porque me gusta medir el pH, es muy importante adaptar el pH al tipo de crema y uso, aunque en las cremas no ocurre como en champú o geles que el tensioactivo puede desajustar mucho el pH del deseado, me gusta siempre comprobarlo y además las cremas A/O me resultan demasiado grasas.

- Porque me encanta la textura que resulta en las cremas, suave, fresca y se desliza bien cuando extiendes.

  • Lauryl Glicósido (INCI: Glucosido Lauryl): Tensioactivo de origen vegetal: se obtiene de alcoholes grasos del coco y glucosa de maíz. No iónico, tiene una apariencia densa. Tiene un pH de 11,5-12,5, por lo que requiere controlar el pH final y ajustar. 
  • Decyl Glucósido (INCI: Decyl Glucosido): Tensioactivo de origen vegetal: se obtiene a partir de glucosa y alcoholes grasos de coco y maíz. No iónico, aspecto de crema densa. Tiene un pH de entre 11,5-12,5 por lo que requiere controlar el pH y ajustar.

Lauryl y Decyl Glucosido son compatibles, lo más habitual es usar más de un tensioactivo, y por lo tanto hay que asegurarse que son compatibles para que pueda realizarse la emulsión, por ejemplo un tensioactivo aniónico y uno catiónico no pueden usarse en un mismo producto, son incompatibles.

Lauryl y Decyl Glucosido son ambos no iónicos, y esto le da unas propiedades magnificas al producto final:

-No deja aspereza en la piel.

-No les afecta el agua dura.

-No tienen problemas de incompatibilidad con otros componentes.

 

Además, son buenos limpiadores y buenos emulsificantes. Me gusta mucho la sensación final que dejan, como si hubieras usado una suave crema. Los puedes encontrar en los kits de Gel de baño Vera y Champú Romero.

 

Y para terminar una última reflexión. Quizás puedes pensar que una cosa lo que hace la cera número 2 y otra muy diferente la que hace por ejemplo el Lauryl Glicósido. Cuando añades la cera numero 2 es fundamental su papel como emulsionante, porque sin ella el agua que has añadido a tu crema y el aceite vegetal no se unirían para formar la crema, cuando añades Lauryl Glicosido a tu gel, estás pensando en otras propiedades como limpiar, hacer espuma…. Si, correcto, pero además también está actuando como emulsionante, igualmente que ocurre en tu crema, en el medio liquido agua y aceite siguen siendo inmiscibles, si no añades el Lauryl Glicosido o el Decyl Glicosido no se unirán para formar Tu gel.

 

Ahora bien ¿por qué entonces no los llamamos también emulsionantes y nos dejamos de tanto lio?

No todas las formulaciones de jabones, gel… llevan productos inmiscibles, Tú puedes hacer un gel sin necesidad de añadir aceites vegetales, y buscando moléculas que sean miscibles, por eso no siempre tienen que estar cumpliendo esta función de emulsionar, aunque también es una cualidad que poseen y que es básica en cosmética natural.

 

Aprende a formular una crema base

 

Y ahora que ya sabes qué son y qué aportan los emulsionantes a tus cosméticos, vamos a ver como se formularía una crema sencilla. Podrás encontrar muchas opciones, y gustos, yo te voy a dar una que a mí me agrada mucho el resultado final.

Una crema facial básica llevaría estas proporciones:

 

30% aceites vegetales.

7% de emulsionante.

5% activos.

0,6% conservante Cosgard

 

Sumamos: 30 + 7 + 5 + 0.6 = 42.6 %

 

Hasta el 100% el resto de la crema es agua destilada, el mejor excipiente. Aunque puedes añadir cualquier fase acuosa (hidrolato, infusiones) para aumentar las propiedades de tu crema.

 

Calculamos el porcentaje de agua destilada (fase acuosa):

100 – 15.6 = 57.4% de agua destilada.

 

 

Ahora te voy dar unas consideraciones para que puedas manejarte:

 

- 30% de aceites vegetales:  añade 3, un 10 % de cada uno es una buena opción.

- 7% de emulsionante: puedes subir o bajar este porcentaje, así te resultara una crema de una densidad media, ni muy fluida, ni muy densa, pero puedes jugar a tu gusto con este porcentaje, siempre leyendo las indicaciones de máximos y mínimos que tiene cada emulsionante y que debe estar siempre especificado en su ficha.

- 5% de activos: yo añadiría siempre alguno con propiedades antioxidantes, tengas la edad que tengas el mayor daño en Tu piel se la causan los UV, y eso no está relacionado con la edad, así que yo esta protección siempre la añado, y además muchos de los aceites vegetales se enrancian fácilmente y así también proteges a tu crema de que se enrancie, la vitamina E o la coenzima Q 10 son excelentes opciones.

- El conservante, si manejas el Cosgard puedes usar un porcentaje fijo en todas tus cremas del 0,6%, aunque depende del conservante que uses tendrás que variar esta proporción. Mira siempre en las especificaciones del producto cuáles son las dosis recomendadas por el fabricante.

 

Si vas hacer 50 gr de una crema facial tendrías que ir pesando estas cantidades:

 

50 gr ----------- 100 %

   X      ----------   10%

X= 5 gr 

 

Así que tienes que añadir 5 gramos de cada aceite vegetal

 

Haces la misma regla de tres para los demás compontes y esto es lo que tienes que añadir de cada uno de los ingredientes de tu crema:

 

5 gr de cada aceite vegetal.

3,5 gr del emulsionante.

2,5 gr de los activos.

0,3 gr del conservante.

 

Sumamos todo:  5 +5 +5 + 3.5 +2.5 +0.3 = 21.3 gr

 

Calculamos cuanto tienes que añadir de agua: 50 gr – 21.3 gr = 28.7 gr de agua destilada.

 

¿Cómo lo hago?

Lo primero: a pulverizar todo lo que vais a usar con alcohol para desinfectar bien.

Y ahora ya sabes, a calentar por un lado el agua, y por el otro los aceites y el emulsionante, cuando el agua esté a punto de romper a hervir (veréis burbujas en el fondo) y el emulsionante junto a los aceites bien desecho, vertéis el agua en el recipiente de los aceites y batís enérgicamente durante al menos 3 minutos.  Dejáis enfriar y añadís los activos, si ponéis más de un activo, los añadís de uno en uno, y entre cada uno a batir con energía unos 3 minutos. Y por último añadís el conservante, batís otros 3 minutos y a envasar. 

 

Y solo una cosa más, porque quizás te pueda extrañar el no añadir ningún aceite esencial... lo primero es que esto es una fórmula muy sencilla y básica, y lo segundo es que a mí las cremas faciales me gustan sin aceites esenciales, es evidente que tiene unas propiedades fantásticas, pero a mí me encanta el aroma de los aceites vegetales en mí cara, si añado uno esencial, perdería “ese” aroma que me envuelve la cara y me produce una sensación de bienestar muy placentera, es una fragancia suave que enamora.

Los aceites esenciales me fascinan, pero lo dejo para las cremas corporales, “ahí” si me encanta envolverme en los dulces aromas de los aceites esenciales, que después impregnan mi ropa y permanecen conmigo durante todo el día, una fragancia agradable y suave, como todo lo natural.

 

Y aquí termina este tutorial sobre emulsionantes! Espero que esta entrada te haya sido útil para empezar a entender mejor tus cosméticos. Si tienes dudas puedes encontrarme en mi blog, en las redes sociales (facebook, instagram, pinterest) y en mi mail. Hasta pronto amiga!

 

4 comentarios

Emulsionantes, emulgentes, tensioactivos... ¡qué lío! [parte 1]

 

Ya os adelantamos en redes sociales que queríamos preparar una entrada para explicar el concepto de emulsionantes, una parte fundamental que hay que entender a la hora de ponernos a fabricar cosméticos en casa. En internet ya hay mucha información pero queríamos sintetizarlo de una manera fácil y amena, si mucha paja y yendo al grano. En ello estábamos cuando el destino nos presentó virtualmente a Carmen de Aprende a Cuidarte, una experta formuladora y amante de la vida BIO con una filosofía muy cercana a la nuestra: aprender para poder decidir por ti mismo.

Nos encanta el rigor con el que escribe en su blog sobre temas relacionados con formulación e ingredientes en cosmética natural así que le propusimos que si quería escribir esta entrada para nosotros. Ella aceptó encantada, se puso manos a la obra y hoy podemos publicar este pedazo de artículo que seguro os va encantar. El tema es bastante amplio así que vamos a dividirlo en dos partes para no colapsar las neuronas ;)

 

Ah! Si tú también tienes un blog y quieres contarle algo a la Comunidad Aromakit, ponte en contacto con nosotros escribiendo a info@aromakit.eu

Os dejamos ya de la mano de Carmen, que disfrutéis de una lectura enriquecedora y rigurosa.

 

 


 

"Soy Carmen he crecido entre pipetas, matraces, probetas... mi padre heredó una pequeña empresa familiar de jabones, aprendí a comer, andar y a formular todo a un mismo tiempo, y así me decidí por estudiar Biología, luego empecé a interesarme por la cosmética, como muchas mujeres :) y decidí estudiarlo de forma reglada en la UNED, y más tarde, casi por casualidad, conocí el lado Bio de la vida, me enamoró y ahora me dedico a enseñarlo. En mi blog te voy a enseñar hacer tus propios cosméticos, no se trata solo de aprender hacerlos, es mucho más que eso, es una forma de vida, usaremos productos naturales, te enseñare a manejarlos y a entenderlos, y a incorporarlos en Tu vida, que espero se convierta en una vida BIO, no soy vegana, ni vegetariana, soy BIO, llevo una vida sana y equilibrada basada en productos naturales y hábitos saludables, la vida BIO.

A veces se tiene suerte en la vida, como yo el día que Aromakit me pregunto si me gustaría escribir una entrada sobre emulsionantes, como si a un niño le preguntas si quiere jugar un rato más con sus camiones, pues claro ¡está deseando! Así que Quédate conmigo, allá vamos!"

 

Emulsionante, emulgente, tensioactivo, surfactante ¿Qué lio no?

 

¡Con tanta palabra diferente y estamos hablando de lo mismo! El termino emulsionante si hacéis una búsqueda en internet es de aquellos que si te tomas el tiempo de revisar varias entradas terminas con menos saber que el que tenías antes de empezar a leer. Si lo decimos sin mucho lio y sin profundizar, como sabéis, un emulsionante es aquella molécula que permite que dos moléculas que no se pueden mezclar, es decir, son inmiscibles, se mezclen y se conviertan en una sustancia única, el ejemplo típico: el del agua y el aceite, no mezclan, si les añadimos un emulsionante, los une y convierte en una “sola cosa”. Estas moléculas emulgentes, todas ellas tienen la característica de tener una parte hidrófoba y otra hidrófila, es decir, un parte de la molécula es soluble en agua (la hidrófila) y otra soluble en lípidos (la hidrófoba), esto es muy importante porque es lo que les permite hacer miscibles dos líquidos que en principio no lo son. 

 

¿Cómo hacen esto? Colocando las “partes” solubles juntas. Vamos de nuevo al ejemplo típico: pones agua y aceite en un recipiente, no mezclan, al añadir el emulgente... ¿Qué hace? Dispersar una de las 2 moléculas y rodear las otras, evitando que entren en contacto moléculas que NO mezclan.

 

Mejor lo vemos en este dibujo.

Podéis ver como se disponen: agua, aceite y emulgente. El agua (azul) es dispersada por el emulgente (verde) que se dispone rodeando al aceite (naranja), y ahora AGUA Y ACEITE NO ENTRAN EN CONTACTO, por lo tanto se mantienen juntas (aunque separadas por el emulsionante) formando una emulsión.

La parte hidrófila (soluble en agua) del emulgente se dispone hacia afuera (en contacto con el agua) y la parte hidrófoba (soluble en aceite) del emulgente se dispone hacia dentro (en contacto con el aceite).

Bueno, pues ahora vamos a empezar a llamarlos por su nombre.

Un tensioactivo o surfactante puede clasificarse de diferentes maneras, una de ellas es por sus propiedades, los podemos clasificar como:

 

- Antiespumante.

- Emulsionante A/O

- Emulsionante O/A

- Humectantes

- Detergentes

- Solubilizantes

 

Todos ellos son a su vez emulsionantes, pero además de esta propiedad de emulsionar, tienen otra destacada, es por esto que se usan indistintamente los términos, tensioactivo y emulgente según a quien leas.

Esta es la clasificación que más me gusta porque es la que mejor se interpreta, y nos da su “utilidad”, pero la que más nos vamos a encontrar con más frecuencia es por su comportamiento en disolución acuosa, y es ésta:

 

- Aniónicos

- Catiónicos

- No iónicos

- Anfóteros

 

Su estructura química les va a dar unas propiedades y aquí es donde se une esta clasificación con la primera que hemos visto:

 

- Los Aniónicos generalmente son buenos espumantes, son los más limpiadores, por lo tanto, también los más agresivos.

- Los Catiónicos no son buenos detergentes, ni espumantes, son buenos antimicrobianos, humectantes y acondicionadores, son propiedades que les da su carga positiva.

- Los No iónicos son suaves y poco agresivos, son más acondicionadores.

- Los Anfóteros se pueden comportar como un aniónico o un catiónico en función del pH del medio.

 

Aplicación práctica en cosmética

 

Como es un tema complejo y largo, vamos hoy a abordar 2 puntos destacados para ti si vas hacer tus cosméticos.

 

1.- Tipos de emulsiones

Las emulsiones pueden ser A/O (agua en aceite) o O/A (aceite en agua) y esto depende en gran medida del emulsionante, así que cuando elijes un emulsionante fíjate si forma emulsiones A/O o O/A

 

¿Por qué?

 

En una emulsión A/O el aceite es la fase continua, la externa. 

En una emulsión O/A el agua es la fase continua, la externa.

 

Y Tus cremas resultarán así:

 

En una emulsión de Aceite en Agua como ves el aceite “queda” en el interior, tenemos gotas de aceite dentro del agua, es por lo tanto el agua es la fase continua (externa)

Como consecuencia estas cremas resultas mas “frescas”

O/A: Aceite en Agua: Agua por fuera: crema más ligera.

 

En una emulsion de Agua en Aceite como ves el agua “queda” en el interior, tenemos gotas de agua en aceite, es el aceite en este caso la fase continua (externa)

Como consecuencia estas cremas resultan más “grasas”.

A/O: Agua en Aceite: Aceite por fuera: crema más untuosa.

 


2- La importancia del pH

Cuando preparas una crema uno de los puntos importantes es su pH final, según su uso necesitaras un pH concreto.

 

Antes de seguir vamos a recordar ¿Qué es el pH? Es la concentración de iones de Hidrogeno, es decir, estamos midiendo el número de Hidrógenos que tiene.

- Si es ácido: tiene mucho muchos hidrógenos (H+)

- Si es básico: tiene pocos hidrógenos (H+)

 

Cuando la fase externa es aceite, dado que el aceite no conduce la electricidad, no se puede medir el pH.

En una emulsión A/O la fase oleosa dispersa las moléculas de agua e impide la trasmisión de los protones (H+) que dan lugar a la medida del pH.

En una emulsión O/A si se puede medir el pH porque existen protones (H+) en la fase acuosa libres que son los que determinan el pH.

Por lo tanto, cuando elijes un emulsionante asegurarte de mirar que tipo de emulsiones produce, ya que si son A/O NO podrás medir su pH.

 

Hasta aquí los puntos básicos a tener en cuenta a la hora de elegir el emulsionante adecuado para realizar tu crema. En el próximo post veremos algunos tipos de emulsionantes y te enseñaré a formular una receta tipo para que en el futuro puedas adaptar las recetas de AROMAKIT o crear tus propias recetas a partir de sus ingredientes.

 

Espero que esta entrada te haya sido útil para empezar a entender mejor tus cosméticos. Si tienes dudas puedes encontrarme en mi blog, en las redes sociales (facebook, instagram, pinterest) y en mi mail. Hasta pronto amiga!

 

 

0 comentarios

Astenia primaveral: trucos naturales para combatirla

En AROMAKIT la primavera siempre es bienvenida. Los días más largos, el buen tiempo, las terracitas, la explosión de colores… nos pasamos el invierno deseando que llegue :)

Pero es cierto que, al menos en mi caso, me cuesta muchísimo adaptarme a la nueva estación. Si te ocurre como a mí, habrás notado que te cuesta un triunfo empezar el día! Cansancio generalizado, fatiga, irritabilidad, falta de concentración…vamos, que no puedes con la vida. Pues no te preocupes porque ni eres el único ni estás enfermo. Son los síntomas típicos de lo que se conoce popularmente como astenia primaveral y le ocurre casi a la mitad de la población española, siendo mucho más frecuente en mujeres que en hombres. 

La astenia primaveral se define como debilidad o fatiga general que dificulta o impide a una persona realizar tareas que en condiciones normales hace fácilmente. Una gran parte de la culpa la tienen nuestras hormonas circadianas, que regulan muchos de los ritmos biológicos del ser humano, y su acción generalmente está condicionada por la luz solar. Para que lo entendamos, el ritmo circadiano es como un reloj interno que nos dice cuándo es hora de comer, hacer deporte o dormir. A nivel evolutivo es curioso. Diversas investigaciones sugieren que los ritmos circadianos se originaron en células muy primitivas (ciertos tipos de bacterias) hace millones de años, con el propósito de proteger la replicación del ADN de la alta radiación ultravioleta durante el día y evitar así ciertos tipos de mutaciones. Como resultado de esto, la replicación de ADN quedó relegada al período nocturno. Incluso nuestras amigas las plantas están sujetas a estos ritmos circadianos que les dicen en qué estación están y cuando es momento de florecer.

 

Entendiendo ésto, es lógico pensar que el cambio de hora de finales de marzo produce un pequeño desajuste en nuestro reloj interno. Además, a este cambio en las horas de luz se unen los cambios bruscos de temperatura y las variaciones de humedad, que alteran la secreción de una serie de endorfinas que están en el cerebro y que marcan nuestro estado de ánimo. Nuestro cuerpo necesita un periodo de adaptación a todos estos cambios y hasta que llega nos sentimos más cansados. 

 

Total, que ahí estamos nosotros con nuestras hormonas alteradas y deseando de quedarnos a vivir en el sofá. Pero no te preocupes porque te vamos a dar unas sencillas pautas para mejorar tu estado anímico y sobrellevar esta adaptación de la mejor manera posible:

 

1.- Sigue una dieta rica en frutas y verduras, si son ecológicas y de temporada mucho mejor. Su alto aporte en vitaminas y antioxidantes ayudan a elevar el ánimo y mejorar la autoestima. 

2.- Consume alimentos que te aporten energía como el plátano o los frutos secos

3.- Realiza actividades al aire libre, evitando las horas de mayor radiación solar y usando siempre protección

4.- Organiza tus horarios de comida, sueño y trabajo. La incertidumbre genera ansiedad y ésta aumenta los síntomas de la astenia. 

5.- Intenta dormir al menos 7-8 horas. Si no es posible, toma pequeñas siestas entre diario y aprovecha para recuperar las horas de sueño durante el fin de semana.

6.- Realiza ejercicio físico moderado. Con 30 minutos diarios es suficiente para liberar endorfinas y encontrarnos más felices y capaces

7.- Utiliza el poder de la aromaterapia para crear un ambiente de positivismo y vitalidad. Te proponemos una sinergia específica que puedes hacer en casa para utilizarla en difusión:

-  Menta piperita: 2 gotas

-  Palo de Hô: 10 gotas

-  Limón: 18 gotas

 

Son aceites seleccionados para incrementar tu VITALIDAD, mejorar la concentración, mantener la mente alerta y despierta, elevar el ánimo y conseguir un ambiente apropiado para el estudio y la creatividad. Además, con nuestro kit de aromaterapia nómada, puedes llevártelos contigo y utilizarlos allá donde vayas! ¿no es genial? 

 

Esperamos que estos consejos te ayuden a mejorar tu fatiga y a afrontar los días con más energía. Recuerda que es pasajero y que en breve estarás disfrutando plenamente de esta estación tan bonita.

 

Saludos aromáticos!

 

 

Bibliografía

http://www.elmundo.es/vida-sana/bienestar/2016/03/28/56f2bf1d46163f5c328b465a.html

https://www.nigms.nih.gov/education/Pages/los-ritmos-circadianos.aspx

http://www.huffingtonpost.es/2014/04/07/astenia-primaveral-causas_n_5103864.html

 

0 comentarios

ayurveda y cosmética natural

Este fin de semana nos hemos acercado a los secretos de belleza que nos aporta el Ayurveda. Para esta ciencia milenaria, al igual que para otras culturas tradicionales, la belleza está íntimamente relacionada con la salud y afirma que para obtener una piel resplandeciente es necesario nutrirla bien. Las hierbas y aceites vegetales que se utilizan en la elaboración de cremas, mascarillas (ubtans) y otros rituales de belleza constituyen alimentos perfectos para la piel. Pero la belleza para el Ayurveda va más allá de la piel, tiene que ver con la armonía, el equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu y propone unas rutinas diarias para conseguirlo a través de la limpieza y nutrición interna, el uso de las especias, alimentos y aceites favorables para cada tipo de piel, el descanso, la desintoxicación, el yoga y la meditación.

Uno de los tratamientos empleados en la rutina de belleza ayurvédico son los Ubtáns, elixires para el rejuvenecimiento de la piel que tienen como finalidad limpiar, exfoliar, hidratar, nutrir, alimentar y cuidar la piel para darle suavidad, brillo y rejuvenecerla. Los principales ingredientes que se utilizan en la elaboración de Ubtáns son productos que puedes encontrar en la cocina y en tiendas especializadas de cosmética natural y son una gran inspiración para elaborar productos de cosmética natural como los de AROMAKIT. La elección y combinación de ingredientes, variará en función de tu tipo de piel que en Ayurveda estará determinado por tu biotipo o Dosha. 

 

En ocasiones se combinará Ghee o mantequilla clarificada, con nata de leche fresca, miel, un aceite vegetal y alguna especie como sándalo; en otras la mezcla puede ser una mezcla de pulpas de frutas como aguacate o papaya junto con zumo de naranja y especias micronizadas (algunas fáciles de encontrar como el fenogreco y otras más específicas de la India como es el Multani mitti). La variedad es infinita e increíblemente seductora, no sólo por la facilidad de preparación, sino también por esa explosión de colores, texturas, aromas que tanto nos seducen en Aromakit.

 

Pero desde el Ayurveda se insiste en que lo importante y fundamental es la rutina diaria y para ayudarte te dejamos una lista de recomendaciones extraidas del Centro ayurvédico del Dr. Deepak Chopra que te pueden inspirar:

  1.  Conoce tu tipo de piel. Muy pronto AROMAKIT incorporará en su página un cuestionario para ayudarte a reconocer tu tipo de piel y los aceites vegetales más adecuados para tratarla
  2.  Vigila lo que comes. Si tu organismo metaboliza correctamente los alimentos elevarás tu energía, evitarás enfermedades, tendrás más claridad mental y tu piel se verá más sana
  3. Disfruta de un sueño reparador. Cena ligero, medita antes de dormir y acuéstate más temprano para levantarte con una energía renovada y una piel resplandeciente.
  4. Medita para combatir el estrés. La meditación es una de las mejores prácticas para reducir la ansiedad y la tensión del día, notarás como recuperas el brillo en la mirada y en el rostro.
  5. Hazte antes de la ducha un automasaje con aceite templado. Elige un aceite vegetal adaptado a tu piel (sésamo para pieles secas o almendra para pieles grasas y normales) y da un masaje a todo el cuerpo sin olvidar la cabeza, cuello, frente, vientre y plantas de los pies. Tu piel recuperará elasticidad, calmarás el sistema nervioso y lubricarás las articulaciones.
  6. Dedica algunos minutos al día a respirar consciente y profundamente. Además de calmar el sistema nervioso mejorarás la oxigenación de la piel y ayudarás a que se purifique
  7. Hidrata tu piel. Ya lo sabemos pero a veces se nos olvida que nuestro cuerpo está compuesto de un 60-70% de agua, así que hay que beber abundantemente para ayudar a las funciones normales del organismo (como son la eliminación de toxinas) para devolverle su buen aspecto.
  8. Planifica limpiezas estacionales del organismo. No se trata de privarse, sino de escuchar, nutrir y limpiar nuestro organismo para sentirnos mejor. 
  9. Elabora tu propia cosmética. Nada mejor que la cosmética hecha por ti para evitar introducir tóxicos en tu organismo y para recuperar el brillo natural de tu piel. Es muchísimo más fácil de lo que te imaginas. Echa un vistazo a la web y seguro que encuentras el Kit Aromakit para ti y sino, te ayudamos a localizarlo. 

Esperamos que estas recomendaciones te sirvan de inspiración y te ayuden a entender que el camino para brillar con todo nuestro esplendor es mucho más sencillo de lo que pensamos. 

0 comentarios

en invierno protege tu piel a conciencia

Invierno, año nuevo, buenos propósitos. Es un momento perfecto para cuidarnos a conciencia y protegernos del frío, el viento, las primeras nevadas, las heladas de la mañana. Teníamos ya ganas de sacar nuestros abrigos, bufandas y calentitos guantes para protegernos de las inclemencias del invierno. Nuestro rostro que queda totalmente expuesto necesita más que nunca un mimo y un cuidado especial: lo mejor y lo que necesita tu piel son concentrados de aceites vegetales, aceites esenciales, ceras naturales e hidrolatos, las materias primas estrella de la cosmética natural y los ingredientes fundamentales de nuestros kits adaptados a cada tipo de piel.

Con el cambio de temperatura propio del invierno nuestra piel puede sentirse seca, tirante y pueden aparecer rojeces e irritaciones. A pesar de la lluvia y la nieve, la humedad del aire disminuye con respecto a las estaciones más cálidas y ésto, sumado a las calefacciones y a los cambios bruscos de temperatura, hace que nuestra piel pierda agua y se deshidrate con mayor facilidad apareciendo sequedad, descamación, falta de brillo e incluso pequeñas heridas y grietas. Por eso es muy importante aportar vitaminas y productos que nutran y preserven la hidratación de nuestra barrera cutánea.

 

 

La Sociedad Española de Dermatología propone algunos consejos para proteger nuestra piel de estos factores adversos. Te resumimos los más importantes para que no se te olvide ninguno:

 

1- Hidrata la piel a diario y varias veces al día. Si no es posible (o no te acuerdas ;) hazlo al menos antes de acostarte ya que es por la noche cuando se ponen en marcha los mecanismos de reparación y detoxificación de la piel.

2- No utilices productos agresivos para el lavado de cara y cuerpo. Escoge jabones suaves que no dañen la barrera hidrolipídica de la piel y aplica siempre despúes del baño una buena crema hidratante. 

3- Evita ducharse con agua muy caliente o muy fría. Lo ideal es el agua tibia y no ducharse más de una vez al día, ya que esto aumentaría la deshidratación de la piel. 

4- Huye de los cambios bruscos de temperatura, ya que esto aumenta la posibilidad de aparición de capilares dilatados en la cara (arañas vasculares) sobre todo en las mejillas. Lo ideal es mantener una temperatura en casa de 22ºC.

5- Cuida la alimentación: umenta el consumo de Vitamina C y antioxidantes y bebe mucha agua. Evita también el tabaco y el alcohol, que empeora la dilatación de los capilares en el rostro, haciendo más visibles las arañas vasculares.

 

Por todo esto, el invierno es la época ideal para dar prioridad a los aceites vegetales ricos en vitaminas como es el Argán, Albaricoque, Jojoba... Pero no todas las pieles tienen las mismas necesidades y, por esta razón AROMAKIT te propone soluciones distintas para cada tipo de piel y además, la posibilidad de personalizar tu crema facial con los ingredientes que más te gustan y son los mejores para ti:

  •           Para las pieles secas, mixtas: Una combinación de ingredientes naturales para elaborar una crema nutritiva de uso diario con base de hidrolato de Rosas adecuado para calmar, refrescar y tonificar la piel, y aceite vegetal de Nuez de albaricoque, muy penetrante y rico en vitaminas A y E. A todo esto se suma la bioquímica, la energía  y  la fragancia  que  aportan los aceites esenciales para conseguir una piel  suave y revitalizada. Ahora puedes enriquecer tu crema con aceite vegetal de Argán, perla cosmética de Marruecos ideal para regenerar y dar luminosidad al rostro o con aceite vegetal de Aguacate, ideal para flexibilizar, regenerar y suavizar y recomendado para las pieles más secas.

  • Pieles grasas, acnéicas: Una crema hidratante no grasa con base de hidrolato de Geranio adecuado para calmar, refrescar y tonificar la piel, y aceite vegetal de Jojoba, para regular la secreción sebácea e hidratar en profundidad. Con una combinación de aceites esenciales elegidos para combatir las imperfecciones de la piel y revitalizarla. Puedes enriquecer tu crema con aceite vegetal de Argán o con aceite de Pepita de uva, rico en ácido linoleico que ayudará a reestructurar tu piel. 
  • Para ellos: Una crema hidratante no grasa y equilibrante ideal para pieles masculinas que combina el frescor del hidrolato de Romero con virtudes antisépticas y purificadoras, y el aceite vegetal de Jojoba, para regular la secreción sebácea e hidratar en profundidad. Se complementa con una concentración de aceites esenciales orientados a conseguir una piel fresca y regenerada muy apropiada para después del afeitado. 

 

Ya tienes todos los conocimientos para proteger tu piel a conciencia este invierno! ¿se te ocurre algún otro consejo más? Déjanos en los comentarios o en la sección Comunidad tus trucos para mantener esa piel tan bonita. 

 

0 comentarios

¡Respira hondo un aire otoñal limpio de virus!

Una de las formas más sencillas y seguras de utilizar los aceites esenciales es la difusión. Los apasionados de estas esencias saben bien que los aceites esenciales son los mejores aliados en estos cambios de estación para limpiar el aire de virus y bacterias y evitar así la propagación de infecciones.

Aquí os dejamos algunos consejos para protegeros de los virus  y disfrutar de un aire de otoño limpio y puro. 

Uno de los métodos más eficaces de prevenir resfriados, gripes y otras afecciones es mantener el aire y superficies de las zonas comunes libres de microbios con ayuda de aceites esenciales.  ¿Por qué? La mayor parte de estas esencias tienen propiedades antisépticas y antiinfecciosas y al difundirlos, combaten los microbios y otros organismos infecciosos del ambiente.

 

 

¿Por qué son tan eficaces?

La mayor parte de estas esencias tienen propiedades antisépticas y antiinfecciosas y según un estudio británico, sólo mediante su difusión se pueden eliminar hasta un 90 por ciento de las bacterias presentes en el aire(1).

¿A qué se debe esta eficacia? Los aceites esenciales son compuestos complejos de moléculas aromáticas que se potencian unas a otras cuando se combinan en una sinergia. Gracias a estas propiedades pueden combatir simultáneamente una gran variedad de gérmenes patógenos como las bacterias, los virus, los hongos, etc. Cuando el aire comienza a cargarse de humedad como está sucediendo con la entrada del Otoño, y la temperatura es todavía cálida, es el momento de reaccionar para prevenir las epidemias del invierno rociando nuestros hogares de un agradable aroma que además desinfecta y protege.

 

Potente acción contra los virus 

Cuando se extiende un virus por el organismo,  éste se fija en las células sanas impidiendo así que el sistema inmunitario lo detecte. Cuando usamos aceites esenciales en difusión, los miles de receptores de las fosas nasales capturan las partículas de estos aceites permitiendo que penetren por las vías respiratorias. Las moléculas aromáticas tienen la capacidad de destruir la membrana del virus permitiendo así que el sistema inmunitario desarrolle las defensas oportunas y puedan atacar el virus con eficacia y proteger el órgano afectado.

 

Como los aceites esenciales penetran directamente en el torrente sanguíneo ayudan a estimular y mejorar el funcionamiento del organsimo y nuestro estado general de salud. Nuestro sistema inmunitario está así mejor preparado para desarrollar los anticuerpos necesarios que permitan a nuestras células sanas resistir con eficacia los ataques de los virus (2).

 

Nuestra selección

  • Arbol de té (Melaleuca alternifolia): antsiéptico y purificante. Contra infecciones bucales y ORL.  
  • Limón (Citrus lemon): limpia el aire y aumenta las defensas del organismo. Potente antiséptico, antivírico y antibacteriano. 
  • Eucaliptus radiata (Eucalyptus radiata): Descongestiona las vías respiratorias. Muy bien tolerado por los niños
  • Ravintsara (Cinnamomum camphora): estimula las defensas. Uno de los AE más potentes contra los virus del invierno
  • Niaulí (Melaleuca quinquenervia): energizante, antibacterias y antivirus. Estimula las defensas
  • Mandravasarotra o Saro (Cinnamosma fragrans): antiviral, expectorante, estimula las defensas
  • Abeto negro (Picea mariana)expectorante, antitusígeno, antibacteriano. Combate el cansancio
  • Palo de Hô (Cinnamomum camphora CT linalol): un aceite esencial imprescindible para los bebés. Infecciones pulmonares y ORL

Algunas recomendaciones

  • Para combatir gripes difunde en el aire Eucalipto radiata sólo o mezclado con Limón, Arbol de té, Saro
  • Cuando ya hay una infección prepara una sinergia de Ravintsara, Saro y Laurel; y  para contrarrestar el cansancio añade Abeto negro
  • Resfriados, nariz taponada, dolor de cabeza: fricciona unas gotas de Eucalipto radiata en el pecho y mezcla con Ravintsara y Niaulí para difundir y limpiar la atmósfera

 

1. http://news.bbc.co.uk/2/hi/uk_news/england/manchester/6471475.stm

2. Annie Casamayu, (2016), "Respirez ! Les huiles essentielles font le ménage dans l’air", Plantes et Bien Être. 

0 comentarios

Microplásticos: cosmética que contamina

Vivimos en un mundo en el que el plástico es protagonista y, admitámoslo, nos resultaría difícil vivir sin él. Los juguetes de los niños, el tupper que llevamos al trabajo, las bolsas de basura, la botella de agua, la funda del móvil…la lista es infinita!! Los usamos a diario y somos conscientes de ello. Sin embargo, hay una serie de plásticos que pasan desapercibidos y son aquellos que se encuentran en nuestros cosméticos en forma de microplásticos. Sí, sí, has leído bien ¡plásticos en nuestra cosmética! Aparecen en forma de pequeñas bolitas menores de 5mm y se usan para dar color o textura a productos de uso diario como pastas de dientes, geles de ducha, exfoliantes…

 

Quizá sean inocuos para la piel, pero no lo son para el medio ambiente y esto al final se ve reflejado en nuestra salud. Se estima que un envase de 150ml puede contener hasta 2 millones de microesferas, lo que supone que cada vez que nos exfoliamos la cara o nos lavamos los dientes se van por el desagüe miles de pequeñas bolitas de plástico.  Por su reducido tamaño, son capaces de pasar los filtros de las plantas de tratamiento de aguas residuales por lo que finalmente acaban en el mar. Aquí son ingeridas por moluscos, aves y peces, introduciéndose en la cadena alimentaria y volviendo por tanto al estómago del consumidor. Sin darnos cuenta estamos limpiando nuestra piel para ensuciar nuestro organismo y nuestros mares. 

 

El mundo se mueve

Ante esta gran problemática, diversas organizaciones ecologistas y de consumidores, apoyados por la comunidad científica, han reclamado la adopción de medidas que prohíban el uso de microplásticos en los cosméticos. Y en algunos países han sido escuchados. En EEUU el presidente Obama firmó una ley para prohibir las microesferas de plástico en los cosméticos a partir de 2017. Siguiendo el mismo camino, Greenpeace lanzó la misma petición Reino Unido que ha sido respaldada por más de 350.000 ciudadanos y aprobada por el gobierno  Británico. Por otro lado, Greenpeace Asia decidió poner a prueba a 30 de las principales marcas de cosméticos en función de su compromiso para eliminar las microesferas y aunque la mayoría manifiestan tener el problema de la contaminación bajo control, ninguna de ellas cumplía con todos los requisitos de Greenpeace, lo que significa que aún tienen potencial para permitir que estos componentes lleguen al agua. Así mismo, otros países como Australia, Canadá, Suecia o Dinamarca se están uniendo a la causa proponiendo leyes similares.

 

Qué puedes hacer tú

España está aún muy lejos de tener una verdadera consciencia sobre los tóxicos presentes en los cosméticos, pero poco a poco va naciendo una revolución verde que cada vez atrae a más personas. Puedes fomar parte de ella siguiendo unos pequeños pasos.

 

  • Firma la petición de Greenpeace España (#mejorsinplasticos): Ser activista es ahora muy fácil. Puedes hacerlo cómodamente desde tu sofá ;) ¡a qué esperas! 
  • Antes de comprar, infórmateLa mejor forma de actuar es estar informad@. Siempre lo decimos y no nos cansaremos de repetirlo: lee las etiquetas de tus cosméticos. Si quieres evitar los microplásticos rechaza todo aquello que lleve polietileno (PE), polipropileno (PP), tereftalato de polietileno (PET), polimetilmetacrilato (PMMA) o nailon.
  • Pásate a lo natural: Existen miles de productos con ingredientes alternativos como arcillas, semillas u otros componentes de origen vegetal que no son perjudiciales para el medio ambiente. 
  • Fabrica tu propia cosmética: Una de las principales ventajas de elaborar tus propios cosméticos es que sabes exactamente de qué están compuestos. Sin nombres raros ni ingredientes supérfluos. ¿Qué no sabes por dónde empezar? ¿Qué te da pereza buscar todos los ingredientes? Eso está resuelto con nuestros kits de cosmética natural DIY ;) 

 

Fuentes

http://www.elmundo.es/sociedad/2016/09/05/57cc314a22601d8e188b45af.html

http://www.greenpeace.org/espana/es/Blog/de-loreal-a-revlon-qu-marcas-estn-contaminand/blog/57432/

http://www.lavanguardia.com/natural/20160104/301189349183/prohibicion-microperlas-plastico-cosmeticos-contaminacion-estados-unidos.html

0 comentarios

Cuidados naturales para el acné

El acné se define como una enfermedad inflamatoria de la unidad pilosebácea, caracterizada por la aparición de lesiones tales como comedones, puntos negros, puntos blancos y/o pústulas. Se considera que las hormonas desempeñan un papel importante en su aparición, haciendo que el acné sea más corriente en adolescentes (afecta casi al 80% de los adolescentes entre los 13 y los 18 años) aunque también puede darse en la edad adulta provocado por diversos factores. 


 ¿Cómo se produce?

Básicamente, el acné se produce por la excesiva actividad de las glándulas sebáceas. Fisiológicamente, el sebo es una sustancia oleosa que se genera para lubricar la piel que actúa como barrera física protegiendo frente agresiones externas y evitando la pérdida de agua y por tanto la deshidratación. Cuando por diversos factores, se produce una cantidad excesiva de sebo (seborrea) y las células cutáneas muertas permanecen adheridas a la piel (hiperqueratosis), ambos pueden acumularse en el folículo piloso y formar conjuntamente un tapón blando. Este tapón puede hacer que la pared del folículo se abombe y produzca un comedón cerrado (de cabeza blanca) o, si el tapón está próximo a la superficie, un comedón abierto (de cabeza negra). Las bacterias que normalmente viven inocuamente sobre la piel (propionibacterias) se acumulan y pueden colonizar los folículos taponados, causando pápulas, pústulas, nódulos y quistes. La consecuencia es una piel enrojecida e inflamada

Imagen: www.juventudtecnica.cu

 

Factores que lo desencadenan

 Entre las causas más frecuentes podemos destacar:

- Causas hormonales

- Causas hereditarias

- Alimentación deficiente

- Estrés

- Intoxicación de un órgano interno

- Utilizar cosméticos inadecuados

- Causas relacionadas con la ingestión de fármacos

- Padecer enfermedades gastrointestinales

- Limpiarse en exceso con productos astringentes que fuerzan el aumento de producción grasa como protección

 

Pautas para tratar el acné con productos naturales

La mayoría de las veces, sobre todo en adolescentes, el acné está causado por un desajuste hormonal que no podemos controlar pero sí que está en nuestra mano  adoptar hábitos alimentarios y rutinas de cuidado de la piel que nos ayuden a controlar el problema (por supuesto, si tienes un grado avanzado de acné o el problema persiste en el tiempo nuestra recomendación es que acudas a un dermatólogo).

Desde AROMAKIT siempre insistimos en el uso de productos naturales para cuidar nuestra piel pero en caso de tener una piel acnéica con más razón, ya que precisamente muchos de los ingredientes sintéticos de los cosméticos convencionales debilitan las defensas de la piel por lo que aumentan las posibilidades de infección y aparición de comedones. Además, los productos muy agresivos pueden tener efectos contra-prudentes y provocar una secreción de grasa exagerada, así que es mejor que utilices productos naturales que, a pesar de tener una acción más lenta, a largo plazo van a dar mejores resultados. 

 

Es muy importante establecer una rutina diaria para mantener una piel limpia e hidratada. Al principio puede resultarte tedioso pero ya verás como la constancia da su fruto y enseguida notarás una clara mejoría.  Son sólo tres sencillos pasos a seguir, sobre todo antes de irte a la cama ya que mientras dormimos es cuando la piel trabaja para detoxificar y regenerar:

  • Limpiar: es importante limpiar sin irritar así que opta por un jabón suave o mejor aún una loción limpiadora sin jabón.
  • Tonificar: utiliza un tónico natural con propiedades antisépticas y calmantes. Por ejemplo el hidrolato de geranio o jugo de aloe vera. También puedes utilizar las infusiones de tomillo, romero o lavanda con unas gotitas de limón.
  • Hidratar: usa crema ligera con ingredientes que regularicen la secreción de sebo. El aceite de jojoba es un gran aliado de las pieles grasas y acnéicas ya que además de ser un excelente seborregulador es un aceite muy fluido que no deja sensación grasa. Otro ingrediente fundamental es el aloe vera, que además de hidratar la piel posee propiedades astringentes y antibacterianas. 

Puedes elaborar tu propia crema antiacné fácilmente con nuestro kit ALTHEA [21], con Aloe Vera, aceite de jojoba y aceites esenciales de árbol de té, lavanda y palmarrosa. Una combinación de ingredientes 100% naturales con propiedades hidratantes, antisétpticas, regenerantes y calmantes que ayudarán a mantener a raya la sobreproducción de sebo y la aparición de granitos.

    

Con estos consejos y un poco de paciencia conseguirás mejorar notablemente el aspecto de tu piel ;)

 

 

Bibliografía

- www.vidanaturalia.com

- www.eucerin.es

- www.aeped.es

 

0 comentarios

aceites macerados para nuestra cosmética

Los meses de verano son perfectos para pasar una tarde deliciosa preparando macerados de plantas y conseguir esos ingredientes naturales tan exquisitos para elaborar cremas, bálsamos, ungüentos... Para la maceración  hemos elegido un aceite de oliva virgen de cultivo biológico porque nos encanta utilizar productos mediterráneos y de nuestra tierra, y porque además tiene unas propiedades únicas que atrae y retiene la humedad en nuestra piel. ¡Y después del verano sí que vamos a agradecer esa hidratación extra!

 

¿Y qué plantas hemos elegido? La elección se ha hecho sola, porque teníamos un montón de planta seca que aún no habíamos utilizado y la hemos aprovechado: caléndula, azahar y hamamelis.

 

Preparación

La preparación es así de sencilla: hemos hervido unos tarros de cristal durante 20 minutos para esterilizarlos. Luego echamos la planta elegida sin llenar el tarro y apretando un poco si es necesario. Cubrimos completamente de aceite. Espera un poco antes de tapar ya que el nivel de aceite suele bajar y si sobresale parte de la planta puede llegar a formar moho.  Comprueba que el tarro está bien cerrado para que no se evaporen los aceites esenciales de la planta.

Es conveniente que reciban la luz del sol y de la luna durante un tiempo (entre 21 y 40 días: hay opiniones para todo). Agítalos cada día para que las células de las plantas se abran y dejen salir los principios activos. 

Pasado ese tiempo hay que colar el aceite con una tela fina de algodón o un filtro de café, para retener el máximo de planta. Envasamos el macerado en una botella de vidrio de color ámbar y lo mantenemos en un lugar fresco, seco y alejado de la luz solar, sin olvidar la etiqueta que indique su contenido y la fecha de elaboración.

 

Nuestra selección

Caléndula - El oleato de caléndula nos va a permitir incorporarlo en cremas y aceites de masaje para calmar y suavizar la piel. Es ideal para las pieles delicadas de los bebés, para reducir estrías y también para pieles agrietadas y secas. Será un ingrediente de primera para las lociones después del sol o para un ungüento que nos calme de las picaduras de mosquitos.

 

Azahar - Esto sí que es una prueba a ciegas. El azahar es la flor del naranjo y generalmente la hemos utilizado en infusión o su exquisito aceite esencial. Tiene unas reconocidas propiedades relajantes y calmantes, pero además, el aceite esencial de Neroli es exquisito para tratar pieles con arrugas y cicatrices. Así que esperamos conseguir un buen ingrediente para calmar las irritaciones de la piel después del verano.

 

Hamamelis - Las hojas de hamamelis contienen principios activos muy adecuados para el tratamiento de procesos circulatorios. Al calmar el dolor y la inflamación y mejorar el flujo sanguíneo, la hamamelis nos ayudará a aliviar las piernas cansadas, mejorar los hematomas y la circulación. Pero además va muy bien para pieles grasas, con acné y para reducir los poros.

 

¡Pues ya os contaremos el resultado... dentro de 40 días! si somos capaces de esperar tanto :) 

 

FELIZ VERANO

 

0 comentarios

aceites esenciales e hidrolatos `homemade´

 Nos encanta la primavera. La llegada del buen tiempo, las horas de luz, las lluvias que dejan un aire limpio, la explosión de colores que nos trae la floración del reino vegetal... Es época de salir a disfrutar al campo (si la alergia te lo permite) y aprovechar para realizar una de las tareas más ancestrales del ser humano: la recolección de plantas. En nuestra primera salida oficial del año como "recolectores" hemos recogido flores de lavanda (técnicamente llamadas sumidades florales) para destilar y obtener hidrolato y aceite esencial. 

 

 Los aceites esenciales están contenidos en las glándulas de diferentes partes de la planta: hojas, tallos, cortezas, flores, raíces y frutos.  Son un conjunto de moléculas químicas que conforman el alma de la planta, responsable de su “huella aromática”. Entre sus funciones, destacan las de actuar como bactericidas, fungicidas o plaguicidas y atraer con su cautivador aroma a insectos polinizadores. Son extremadamente concentrados y potentes. Por hacernos una idea se dice que una sola gota de aceite esencial equivale a treinta tazas de té, de ahí que extrememos las precauciones a la hora de usarlos.

 

Identidad de los aceites esenciales

Dependiendo de la parte de la planta de donde se extraigan, tendremos diferentes aceites esenciales. Así, en el caso del árbol del naranjo, se extraen tres tipos de aceite esencial: el nerolí (procedente de las flores), la esencia de naranja (procedente del fruto) y el petitgrain (procedente de las hojas). Cada uno de ellos tendrá una composición química y unas propiedades diferentes.

 

Además, en función del biotopo (días de sol, clima, composición del suelo, altitud...), una misma planta puede producir esencias muy diferentes desde el punto de vista bioquímico. De estas variaciones de la composición bioquímica surge la noción de quimiotipo, la verdadera identidad del aceite esencial. Dos quimiotipos del mismo aceite esencial presentan no solamente propiedades terapéuticas diferentes sino también índices de toxicidad muy variables. Por ejemplo, el tomillo (Thymus vulgaris) presenta dos quimiotipos:

- Thymus vulgaris QT tuyanol- Tolerancia cutánea óptima

- Thymus vulgaris QT timol - Cáustico para la piel

 

Por eso, si queremos usar la aromaterapia con fines terapéuticos es muy importante conocer exactamente el quimiotipo. En general, hay que distinguir las diferentes calidades de los aceites esenciales :

 - Calidad industrial estándar:  aceite esencial que procede de una planta no definida botánicamente cultivada de manera industrial y cuya recolección  no se hace en el momento adecuado. La destilación es a menudo incompleta o el aceite esencial se rectifica e incluso se reconstituye químicamente.

- Calidad quimiotipada, 100% pura y 100% natural : aceite esencial procedente de una destilación íntegra de plantas botánicamente identificadas y recolectadas en el momento adecuado. Las plantas aromáticas destiladas pueden haber sido cultivadas o recolectadas en estado salvaje. Los componentes bioquímicos del aceite esencial se conocen y responden al perfil cualitativo deseado.

- Certificación BIO : aceite esencial obtenido a partir de plantas cuyo cultivo ecológico está certificado por un organismo autorizado.

 

Con certificado BIO o no, el mejor aceite esencial es aquel que está quimiotipado, 100 % puro y 100 % natural

 

Métodos de extracción

Los aceites esenciales son volátiles, pasan del estado gaseoso al estado líquido muy fácilmente al producirse la rotura de las glándulas aromáticas por procesos físicos (rotura) o químicos (calor). El método más común para su obtención y la que produce aceites esenciales más puros es la destilación por arrastre de vapor. El vapor de agua es forzado a pasar por un tanque donde se encuentra el material vegetal de tal manera que, por efecto del calor, las glándulas aromáticas se rompen y liberan los aceites volátiles. Éstos pasan por un conducto bañado en agua fría donde se condensan y así son recogidos en estado líquido. El vapor de agua también se condensa  e irá cargado de ciertas moléculas aromáticas: es lo que se conoce como hidrolato o agua floral. En la fase final, el aceite y el agua se separan por diferencias en la densidad y obtendremos por un lado el aceite esencial y por otro el hidrolato.

En el caso de los cítricos, los aceites esenciales están contenidos en la corteza y el método de extracción es por raspado, aunque en la industria se combinan ambos procesos.

 

Otro método es la extracción por disolventes, pero esta técnica no produce aceite esencial puro y además emplea disolventes tóxicos que pueden dejar trazas en el producto obtenido, por lo que no hablaremos de él.

 

 

 

En nuestro caso, hemos utilizado el método por arrastre de vapor usando un pequeño destilador de laboratorio de tipo Liebig. En la imagen de la derecha podéis ver un destilador como el nuestro. El funcionamiento es sencillo. En el matraz [A] se pone agua destilada y en el matraz [B] la planta recién recolectada. El condensador [C] lleva unos tubos que permiten la recirculación de agua fría, lo que hará que el vapor de agua se condense y sea recogido al final.

 

 

 

Evidentemente, el volumen de aceite esencial que vamos a obtener no tiene nada que ver con el que se obtiene en la industria. Ya de por sí, el rendimiento en la obtención de aceites esenciales es muy bajo, en muchos casos se necesitan varios kilos de planta para obtener un litro de aceite esencial. De ahí su elevado precio.

En el matraz [B] de nuestro destilador no cabe más de cuarto kilo de materia vegetal (con suerte) pero es tan gratificante el hecho de salir al campo a recoletar plantas y producir tus propios productos que merece la pena sólo por conseguir apenas un par de mililitros de aceite esencial . Y el olor a campo y flores que queda en casa es la bomba :)

 

 

En estas imágenes se puede ver perfectamente como se separa el hidrolato del aceite esencial por diferencia de densidad. Hemos usado aproximadamente 350 gr de flores de lavanda y obtenido 200 ml de hidrolato y 1,5 ml de aceite esencial que guardamos como oro en paño. El tiempo total ha sido de media hora aunque realmente a los 20 minutos ya no salía más aceite esencial así que lo podíamos haber dado por terminado. Es importante destacar que este aceite no podremos usarlo con fines terapéuticos, ya que no está quimiotipado, no sabemos su composición molecular exacta. Pero sí podemos utilizarlo para aromatizar nuestras preparaciones cosméticas, crear perfumes o difundirlo en el ambiente.


Estamos deseando salir a recolectar otras plantas y obtener nuevos aromas. ¿No es genial lo que la naturaleza tiene para ofrecernos? Cuidémosla como se merece.

Saludos aromáticos!

 

Entradas relacionadas:

La esencia de las aromáticas http://www.aromakit.es/2015/10/22/la-esencia-de-las-arom%C3%A1ticas/

 

Bibliografía:

www.pranarom.com

http://www.vidanaturalia.com/

0 comentarios

una primavera CON AROMA A limón

Y como quien no quiere la cosa, estamos ya en Primavera. Los días se alargan, las mañanas fresquitas nos invitan a desperezarnos del invierno y a emprender con fuerza estos meses repletos de actividad y proyectos. Como la madre Naturaleza también queremos eclosionar y sentirnos radiantes. Nuestro primer impulso es abrir ventanas, airear los restos del invierno y llenarnos de luz y vitalidad. Por eso dedicamos estas líneas al LIMÓN que nos recuerda la intensidad y la fuerza del sol que ahora nos acompaña.

El limón está asociado a ese proceso de limpieza y depuración tan recomendable en los momentos de cambio como es el paso del invierno a la primavera. En AROMAKIT la esencia de cáscara de limón la encontrarás en muchos de nuestros productos por la inmensa cantidad de propiedades y usos que nos proporciona.

La esencia de la cáscara de Limón (Citrus limon) se obtiene por presión mecánica en frío, es un fabuloso drenante del hígado y suele ser tolerado, sin limitaciones, por cualquier persona. Su efecto de limpieza del organismo se aprecia rápidamente en la piel que, con su ayuda, se oxigena, se descarga de impurezas y toxinas y de otros residuos. Además refuerza el sistema inmunológico, es un buen regulador del metabolismo y del sistema nervioso, es un buen tónico digestivo y tiene propiedades antivíricas y antibacterianas. Es importante utilizarlo diluido (50/50) si lo aplicas por vía cutánea porque algunas pieles sensibles pueden mostrar cierta irritación. La mayor precaución que debes tener con esta esencia es protegerte de la exposición solar después de aplicártelo sobre la piel porque la esencia de la cáscara de limón es muy sensible a la luz solar.

 

Cómo lo puedes utilizar 

Se puede aplicar en la piel (sin olvidar las precauciones antes indicadas) para limpiar el tejido cutáneo, diluir el exceso de grasa y dar luminosidad a tu piel. Es un ingrediente muy interesante en lociones o cremas para limpiar pieles grasas y acnéicas, en serums para tratar las manchas de la piel debido a la edad o en el champú para combatir el cabello graso y también en el dentífrico para blanquear los dientes.

 

En difusión atmosférica, la esencia de cáscara de limón es un verdadero clásico como desinfectante del aire y prevención de infecciones invernales. Como su fragancia no es ni muy fuerte ni muy intensa se combina perfectamente con otros aceites esenciales para conseguir diferentes objetivos. En nuestros KITS de AROMATERAPIA NÓMADA lo encontrarás para aumentar tu VITALIDAD y para conseguir ese plus de ENERGÍA que necesitarás con estos cambios de tiempo.

 

Por vía oral es una gran ayuda para proteger el hígado y favorecer sus funciones de limpieza. En este caso deberás diluir dos gotas de aceite esencial quimiotipado de limón en una cucharadita de aceite vegetal o miel (si puedes tomarla) durante 20 días y verás cómo recuperas tu energía vital. Mejor aún si lo combinas con aceite esencial de Romero verbenona. 

 

0 comentarios

Videotutorial: ¿cómo hacer una crema facial?

En el post de hoy os traemos un videotutorial para que veas lo fácil que es hacer una crema facial con nuestros AROMAKITS. En todos incluimos recetas detalladas del procedimiento pero pensamos que si lo ves en directo te resultará más sencillo aún,  sobre todo para quien no ha tenido contacto con la cosmética natural DIY.  

 

Una crema no es mas que una emulsión, es decir, una mezcla estable de dos líquidos no miscibles entre sí: agua y aceite. Si has hecho alguna vez mayonesa en casa, es básicamente el mismo procedimiento. El agua y el aceite no se mezclan por sí solos, necesitan de otro componente, el emulsionante, que ayude a dispersar los dos líquidos y mantenga la estabilidad de la emulsión. 

 

 En el caso de la mayonesa, la lecitina del huevo hace la función del emulsionante, mientras que en cosmética natural se utilizan componentes derivados de las plantas (alcoholes, proteínas, cera de soja...) o animales (cera de abejas). Dependiendo de la proporción de fase acuosa/oleosa y de la cantidad de emulsionante conseguiremos cremas más o menos líquidas o untuosas, pero esto es un tema a parte que trataremos en otro post.

A grandes rasgos, lo que necesitamos por tanto para hacer nuestra crema es lo siguiente:

FASE ACUOSA: puede ser simplemente agua o si queremos enriquecer con principios activos podemos utilizar un hidrolato, jugo de aloe vera, infusiones de plantas...

FASE OLEOSA: puede ser uno o más aceites dependiendo de las propiedades que queramos conseguir. 

EMULSIONANTE: no sólo permite ligar las dos fases, sino que también aporta ciertas propiedades a la preparación (capacidad de absorción, textura, untuosidad...)

ADITIVOS: se añaden al final y una vez enfriada la emulsión:  conservante, aceites esenciales u otros principios activos...

 

No queremos enrrollarnos más, os dejamos el vídeo para que veáis el paso a paso, es super fácil! Además en cada uno de nuestros AROMAKIT encontrarás todas las indicaciones y detalles que puedas necesitar para conseguir una crema profesional. Y si necesitas otro empujoncito, apúntate a cualquiera de nuestros talleres u organiza uno con tus amigos. Tú pones las ganas de aprender, nosotros ponemos todo lo demás!

Escríbenos a info@aromakit.es para solicitar información sobre talleres y reuniones.

 

0 comentarios

EL ROMERO: belleza mediterránea

Hoy hacemos un hueco en nuestro blog para hablar del romero, arbusto aromático y mediterráneo por excelencia muy usado para aromatizar y condimentar nuestros platos pero que también presenta multitud de propiedades beneficiosas para la belleza. 

 

Ya era muy popular entre griegos y romanos, por sus usos en gastronomía, cosmética, perfumería y medicina. Su nombre en Latín, Rosmarinus officinalis,  significa "rocío del mar", ya que se pensaba que sus pequeñas y bellas flores azules eran el rocío condensado del Mediterráneo, cerca del cual vive.

 

Fue una planta muy utilizada desde la antigüedad, debido a su aroma agradable y a su capacidad de refrescar en los meses de verano. En el siglo XV se hizo muy popular el “Agua de la reina de Hungría”, un extracto aromático proveniente de la destilación de la flor de romero con aguardiente. Cuenta la leyenda que la reina Isabel de Hungría, en su vejez, consiguió rejuvenecerse a base de este perfume. La esencia fue usada con abundancia posteriormente en la corte francesa de Luis XIV y empleada igualmente en la corte española de mediados del siglo XVIII.

Y es que no es para menos ya que el romero es un gran antioxidante, por lo que ayuda a la regeneración celular y a luchar contra los efectos del envejecimiento. Es también un buen astringente, regula la secreción sebácea, y es por tanto un buen aliado para las pieles grasas y acnéicas

 

Pero además de todos estos beneficios para  la piel, hoy queremos destacar sus maravillosas propiedades como activo capilar, sobre todo en cabellos desvitalizados y frágiles. Es un gran tónico que activa la microcirculación sanguínea del cuero cabelludo, por lo que ayuda a prevenir la caída del pelo. Además es astringente y por ello es muy utilizado para cabellos grasos y con tendencia a la caspa, a la vez que aporta un agradable aroma mediterráneo a nuestras preparaciones cosméticas.

 

Si sientes que tu cabello necesita un buen cuidado te proponemos nuestro KIT CAPILAR 3x1, con el que podrás preparar tres productos fundamentales : un champú fortificante, una crema suavizante y un tónico capilar, con las propiedades estimulantes y revitalizantes del romero y con activos especficos para recuperar el brillo, frenar la caída del cabello y recuperar su belleza y vitalidad. 

Date una vuelta por nuestra tienda online para descubrirlo!

 

Saludos aromáticos!

 

0 comentarios

verde por fuera, ¿y por dentro?

El escándalo de Volkswagen que ya parece olvidado, volvió a llenar la prensa de la expresión inglesa "greenwashing" que viene a ser como el whitewashing" o blanqueo, pero ocultando tras mensajes publicitarios productos que pretenden ser ecológicos cuando en realidad no lo son. 

El sector de la cosmética es especialmente creativo en este sentido y, ahora que estamos en el momento álgido de la publicidad, conviene estar prevenidos para evitar compras indeseadas. 

No nos gusta quedarnos en el lado oscuro: existen cada vez más empresas de cosmética que hacen verdaderos esfuerzos por cuidar del medio ambiente y saben cómo hacernos llegar sus fantásticos proyectos e iniciativas para vivir de forma más consciente; existen muchas otras que también nos gustaría que llegaran al consumidor pero las exigentes normativas y sobre todo los elevados costes impiden que pequeños proyectos consigan la visibilidad de los grandes. Y, finalmente, existen empresas que conociendo el gancho que actualmente tiene 'lo ecológico' y con los medios para hacerlo, encuentran la forma de vestir de verde productos que no lo son. Veamos algunos criterios que nos ayudan a identificar cuándo se trata de un buen marketing 'verde' para evitar caer en la trampa del "greenwashing". 

  •  No es verde todo lo que reluce. Analiza más de cerca el producto, las hermosas imágenes de los envases evocando motivos naturales no significa que el producto sea ecológico. Los fabricantes son conscientes del primer impulso de compra. Lee la etiqueta (esa de letrita pequeña del INCI) para verificar los ingredientes reales del producto. 
  • No todos los sellos ECO están reconocidos. La certificación ecológica reconocida es cara y muy engorrosa. Algunas compañías colocan en sus envases falsos sellos eco o evocan los verdaderos con símbolos parecidos. En sus fórmulas 'naturales' en cambio aparecen sustancias como PEG o EDTA, o apenas incorporan un 10 por ciento de ingredientes realmente ecológicos. Familiarizate con los sellos eco y búscalos en los envases. Estos son los sellos ecológicos más frecuentes: Asociación Vida Sana, Soil Association, Cosmos, CosmeBio, Natrue, BDIH, Ecocert, USDA Organic y Nature&Progrès.
  • Verifica siempre las buenas intenciones. Muchas compañías explotan y airean por todo lo alto sus caritativas acciones en favor del respeto medioambiental, pero esto no significa que sus productos sean cien por cien ecológicos. Comprueba si es cierto. No te quedes en el producto, consulta la web de la compañía y lee acerca de su política medioambiental, si la información que incorpora en su web es creíble y se extiende también a sus métodos de producción, proveedores...
  • Lee las etiquetas INCI. Sobre este tema ya hemos hablado en otro artículo y te remitimos a él. Te recordamos algunos ingredientes sospechosos más frecuentes: paraffinum liquidum, las palabras terminadas en -eth, -icone, -oxane, y acrónimos tipo PEG, PPG, EDTA, BHT, DMDM, palabras que contengan paraben...

Para resumir, la certificación es una garantía de calidad y puede ayudarnos a tomar una decisión, pero es importante conocer también lo que hay detrás del sello y analizar los ingredientes que componen el producto, la proporción de ingredientes ecológicos que hay en ellos, la filosofía de la empresa en todos sus ámbitos, la proximidad, etc. ¡Felices compras!

 

0 comentarios

Cosmética natural y ecológica en biocultura

Este fin de semana tienes la oportunidad de conocer todo lo que se mueve en el mundo de la cosmética natural durante la 31 edición de Biocultura Madrid que se celebra del 12 al 15 de noviembre en IFEMA.

Lo que empezó como una feria para potenciar la producción y consumo de alimentos ecológicos se ha convertido en todo un escaparate de propuestas para potenciar un consumo más consciente y responsable en todas sus formas. Además de alimentación, la feria tiene espacio para la vivienda y métodos alternativos de construcción, la ropa, la educación, la salud y, por supuesto, la cosmética y productos de higiene personal ecológicos y naturales. Date una vueltecilla...

0 comentarios

agua de lluvia: Al mal tiempo buena cara

Con la llegada del otoño llegan también los días grises y lluviosos, que parecen volvernos melancólicos y menos activos. Para muchos, la lluvia resulta un elemento engorroso en nuestra jornada: atascos mañaneros, calles atestadas de paraguas, colada tendida que se vuelve a mojar… Pero no todo son inconvenientes, ya que el agua de lluvia presenta excelentes beneficios para nuestra piel y cabello. Es un agua muy blanda, con baja concentración de sales, y está libre de cloro y otros químicos presentes en el agua del grifo y que pueden resecar la piel.  

Las aguas blandas son excelentes para las pieles sensibles y atópicas. Su uso continuo previene la formación de arrugas y la deshidratación del cuerpo y además produce más espuma en el jabón, ya que la carga positiva de muchas sales inactiva la acción de los tensioactivos. Por otro lado, la caída de las gotas de lluvia sobre nuestra piel nos aporta un suave masaje que estimula la circulación y limpia los poros de impurezas. 

Para aprovechar este gran recurso que nos brinda la naturaleza, recoge agua del segundo día de lluvia (para que el aire esté más puro y libre de contaminantes) en un recipiente limpio y guárdalo en la nevera hasta su uso. Deberás utilizar este agua en un máximo de dos días o congelarla si quieres para otra ocasión. Aplícala como tratamiento facial según tu tipo de piel con estas sencillas recetas con ingredientes naturales:

  •           Piel grasa : Añade el zumo de un limón y una cucharadita de miel a un vaso de agua de lluvia. Aplica la mezcla sobre el rostro por la noche, dejar secar y aclara con el mismo agua. La miel y el limón son productos astringentes y por lo tanto tienen propiedades que facilitan la limpieza de la piel, liberándola de impurezas y disminuyendo además su secreción seborréica.

  •      Piel seca y/o sensible: Mezcla a partes iguales el agua de lluvia con yogur natural y aceite de oliva. Obtendrás una especie de mascarilla nutritiva e hidratante. El ácido láctico del yogur alivia las irritaciones de la piel y el aceite de oliva aporta ácidos grasos y vitaminas que la nutren en profundidad. Aplica una fina capa de esta mascarilla sobre la piel del rostro y el cuello, dejar actuar unos minutos y aclara con agua de lluvia.

Ya no tienes excusa para no ponerle al mal tiempo buena cara!

0 comentarios

las trampas del márketing

Hace unas semanas, la actriz española Inma Cuesta denunciaba en las redes sociales los retoques de photoshop en una de sus fotos, en las que no se reconocía como ella misma, invitando así a reflexionar sobre cuáles son los cánones de belleza a los que estamos sometidos.  Al mismo tiempo, Kate Winslet también criticaba abiertamente una fotografía en la que se le restaban kilos y aparecía sin arrugas, mostrando una imagen suya que dista mucho de la realidad. Ambas defienden la belleza natural, sin retoques y sin mentiras, lo cual es de admirar en un entorno en el que sólo la imagen importa. Lamentablemente, al igual que en el mundo de la moda y el cine, la industria cosmética nos muestra cada día imágenes de hombres y mujeres jóvenes, de pieles bronceadas y cuerpos perfectos, felices porque su crema anti arrugas o su increíble perfume les hace ser exitosos en el trabajo y en la vida. 

¿Cuántas veces te has sentido decepcionad@ porque un producto cosmético no te ofrece los resultados que prometía? Desde AROMAKIT queremos rechazar esta persuasión publicitaria  que nos promete pieles sin arrugas y cabellos sedosos en pocos días. Publicidad muchas veces engañosa, que se proclama natural cuando realmente no lo es y que nos hace consumir gran cantidad de productos que en realidad no necesitamos. Para nosotras, cuidarse es mimarse de una manera consciente, respetuosa con tu cuerpo y con el medio ambiente y por ello aprovechamos los recursos naturales que están a nuestro alcance para proporcionar a nuestra piel y cabello la salud que necesitan. 


La belleza esta dentro de nosotros y muchas veces es cuestión de actitud: sentirse bien para sentirse guap@. Tómate la vida con tranquilidad, respira, realiza tus tareas diarias con calma, camina consciente de cada paso que das, disfruta cada minuto que estás con tu familia y amigos…

 

 Decide por ti mism@ lo que quieres ser, no dejes que la industria te diga cómo tienes que ser.

 

0 comentarios

La esencia de las aromáticas

Aceites esenciales y cosmética natural suelen ir de la mano y muchas veces, como es el caso de AROMAKIT, se llega a la cosmética natural cuando descubres el potencial de estas esencias en el tratamiento de problemas de la piel.

Los aceites esenciales son el alma de las plantas, los principios activos que actúan a través del olfato, el tacto o el gusto. Cada aceite tiene su carácter, su particularidad, su propia personalidad y transmite la vitalidad, la energía y la vibración de la planta. Por esta razón la elaboración de productos cosméticos con aceites esenciales es una cuestión de belleza, de salud y de bienestar físico y psíquico. Porque cada minúscula gota de aceite esencial contiene un precioso regalo de la naturaleza.

 

Los aceites esenciales son extractos preciosos de las plantas aromáticas que se obtienen mediante la destilación de las plantas secas por arrastre de vapor de agua. Desde Avicena tenemos constancia del uso de extractos de esencias en fórmulas destinadas a la curación, y más tarde, los árabes los emplearon para fabricar perfumes y remedios destinados al cuidado de la piel y el masaje. Después de un tiempo de silencio, en los últimos años se ha visto un resurgir de la aromaterapia (o utilización de aceites esenciales para prevenir y curar enfermedades), y  son cada vez más los farmacéuticos, científicos y médicos que integran entre sus terapias el uso de estas esencias. 

 

Las plantas aromáticas se sitúan en la cúspide de la pirámide del reino vegetal por su complejidad y por su capacidad de sintetizar una esencia que varía según el entorno en el que se desarrolla lo que les ha valido el adjetivo de “inteligentes”. Esta esencia se encuentra en la estructura interna de la planta aromática, dentro de unos sacos microscópicos que se va llenando a medida que va creciendo la planta. Estos sacos  representan entre el 1 y el 3% de la totalidad del vegetal y pueden localizarse en diferentes partes de la planta: hojas, raíces, flores, tallo, fruto, corteza, rizoma, oleoresina. 

 

Los aceites esenciales cumplen con diferentes funciones orientadas a proteger a la la planta.  Actúan por ejemplo, como reserva de energía cuando la intensidad solar es más baja y pueden proteger al vegetal del sol intenso. Plantas tan comunes de nuestro paisaje como el jazmín o la lavanda producen la esencia en sus pétalos para atraer a los insectos polinizadores, como mariposas y abejas, y los aceites esenciales que se producen en las maderas delos árboles como es el Pino silvestre, o en las raíces (en el caso del jengibre), protegen al árbol o la planta de sus depredadores, desprendiendo un olor desagradable para los insectos.  

 

Estos extractos están formados por diferentes sustancias orgánicas como alcoholes, acetonas, cetonas, aldehídos, éteres, etc. de gran complejidad pudiendo algunos de ellos contener hasta 100 moléculas  y principios activos diferentes que ejercerán una acción distinta sobre el organismo. Así, encontraremos aceites esenciales con efectos antiséptico, calmante, estimulante, antivírico, analgésico, tonificante. Con una buena selección de aceites esenciales puedes tratar prácticamente todas las necesidades de tu cuidado personal y de tu bienestar. Tenemos la suerte adicional de que nuestra cálida cuenca mediterránea alberga uno de los mayores grupos de plantas ricas en aceites esenciales como la lavanda, el romero, el tomillo, el orégano, el hisopo o la menta piperita y abundancia de árboles cítricos que contienen la esencia en sus hojas, pétalos y frutos. Un abanico enorme donde elegir.

0 comentarios

Cosmética 'slow' para disfrutar del momento

 

Un lento movimiento se está implantando en nuestras vidas como una revolución silenciosa frente a la aceleración que nos imponen los medios, el marketing, el rápido acceso a nuevas tecnologías: come lentamente, camina conscientemente, lee de forma reposada, consume con inteligencia y disfruta instante tras instante.

La versión en cosmética del movimiento Slow que ya funciona en el mundo de la gastronomía aboga también por tomarse la vida con más tranquilidad y con una actitud más respetuosa hacia nosotros y hacia nuestro entorno. ¿Recuerdas la 'magdalena de Proust'? Los recuerdos que recupera el autor a través del olor, textura y sabor de esa magdalena mojada en el café.


Las texturas, los aromas limpios y verdaderos, el tacto y la sensación que nos produce una crema o un champú sobre nuestra piel son instantes que capturan todos los mensajes publicitarios a través de imágenes y mensajes fabulosos que, sin pensarlo, nos incitan a consumir productos con la certeza de que vamos a trasladarnos a ese mundo sensorial tan deseado. Luego en la ducha, en nuestro baño toda esa magia se ha perdido desvanecida por nuestra rutina diaria y porque el producto que tenemos entre manos no nos ofrece lo prometido.

 

La cosmética Slow y hecha por ti, en cambio, te evita esa perversión del marketing y te devuelve el placer de disfrutar de tus productos cotidianos, tu gel, champú, esa crema que tanto bienestar te produce al levantarte… con todos tus sentidos. Las materias primas te conectan directamente con la Naturaleza porque no se componen de productos inertes, los aromas activan tu sentidos porque proceden del alma de las plantas, sus texturas te recuerdan que esos productos los has creado tu mismo y te sientes reconfortado y agradecido.


Esta es una de tantas razones que nos invitan a realizar nuestra propia cosmética, disfrutando de las materias primas que empleas, dedicando un tiempo precioso a compartir con tus hijos o con amigos, creando un regalo diferente y personal para una persona especial... Es una actividad creativa, sana y divertida muy fácil de aprender y de integrar en tus hábitos cotidianos y saludables. 

 

Es posible que te preguntes ¿por qué hacer mis productos de higiene y cosmética si los encuentro de todo tipo, precios y colores en cualquier supermercado, parafarmacia o perfumería? Lee este artículo para encontrar algunas respuestas.

0 comentarios

¿Por qué hacer tu propia cosmética natural?

 

Recuerdas la última vez que hiciste un bizcocho en casa? La textura de la harina, el placer de amasar, el aroma del bizcocho recién hecho... y ese tiempo sin horario compartido quizás con tus hijos o tus amigos sólo por el placer de disfrutar la preparación y la degustación de un sabroso bocado que te está sabiendo a gloria porque lo has hecho tu mismo.  La cosmética hecha en casa comparte con la cocina casera esa misma gratificación: disfrutas de un tiempo de creatividad para crear un producto que beneficiará a tu cuerpo, gracias a la elección de unos ingredientes naturales y sin tóxicos y también a tu mente, a través de los aromas y texturas con los que trabajas. 

Claro que puedes comprar tu cosmética en un supermercado y a precios tirados. Pero eso no es lo que quieres. Te gusta comer sano y te preocupa cada vez más la cantidad de tóxicos que ingieres sin ni siquiera ser consciente de ello. Y tu piel es un reflejo de tu salud, tanto física como mental y, para estar y sentirse realmente saludables, debemos cuidarnos tanto por fuera como por dentro.  

Vivimos en una época de prisas y estrés y muchas veces esto no nos deja tiempo para dedicarnos a cuidar nuestro cuerpo como se merece. Es muy fácil dejarse llevar por una publicidad insoslayable que nos presenta atractivas cremas con precios desobitantes que nos prometen la desaparición de arrugas o la eliminación de la celulitis en pocas semanas. Pero ¿sabes qué porcentaje del precio está destinado a sufragar ese envoltorio, esa publicidad, todo ese marketing? Y además cualquiera de esos productos no deja de ser un genérico: quizás a tu amiga la hidratante que habéis comprado juntas le va fenomenal, pero tu piel no es la suya, y quizás a ti te está provocando una reacción alérgica.

Generalmente cuando compramos una crema facial, un gel de ducha, un desodorante… nunca nos paramos a leer la etiqueta. Muchos ingredientes de síntesis química usados en los cosméticos producen sensibilización e irritación en la piel y mucosas, son contaminantes para el medio ambiente e incluso algunos han tenido que ser retirados del mercado porque diversos estudios han demostrado que son perjudiciales para el organismo. Ingredientes muchas veces innecesarios para el cuidado de la piel, ya que lo único que hacen es aportar textura, olor o consistencia al producto final.


Cada hogar está lleno de productos cosméticos que utilizamos a diario, incluso varias veces al día… y todos esos ingredientes se mezclan en nuestro cuerpo creando a veces unas sinergias que pueden tener consecuencias fatales para nuestro organismo. Es muy difícil saber cómo van a interactuar los ingredientes de cada uno de los cosméticos de nuestro baño, pero sí podemos evitar muchos de ellos que no nos aportan nada ¡Nuestro cuerpo se merece saber lo que le estamos poniendo encima!.

Hacer tu propia cosmétipca casera con ingredientes 100% naturales es fácil y divertido. La primera ventaja es que sabrás exactamente lo que estás poniendo sobre tu piel o cabello y además podrás personalizar tus cosméticos en función de lo que tu cuerpo necesite en cada momento. 

 

En Aromakit seleccionamos por ti las materias primas naturales de la mayor calidad, con sellos de certificación BIO y ECO y dando prioridad siempre que es posible a la producción nacional, para ofrecerte lo mejor para cuidar tu piel y la de los tuyos.  Te proporcionamos recetas claras y muy sencillas, pero no por ello menos eficaces, ya que se componen en un 95% de principios activos naturales, frente al 35% presente en la cosmética tradicional donde la mayor parte del producto es simplemente agua. Evitamos todos los productos de síntesis química, tales como parafinas o siliconas, entre otros, que únicamente aportan consistencia y textura al producto. Y además, te orientamos para que personalices tu producto en función de las necesidades de tu piel y de tu organismo. 

 

Elaborar tus propios cosméticos es respetar tu cuerpo y respetar la naturaleza. ¡Pásate a la cosmética natural hecha por ti!

0 comentarios

¿son seguros tus cosméticos?

Alguna vez te has parado a pensar lo que llevan tus cosméticos?. Acércate a por tu crema diaria, tu gel de ducha o incluso esa pomada que usas para tu bebé y párate un minuto a leer la etiqueta. Seguramente encontrarás una lista interminable de ingredientes que no sabes ni qué son. 

Se calcula que usamos de media unos 5 cosméticos al día entre geles, champús, dentífricos, maquillajes... que acumulan en nuestro cuerpo pequeñas pero continuas cantidades de productos químicos, muchos de ellos perjudiciales para la salud, causantes de la mayoría de alergias y casos de pieles atópicas en niños.



En AROMA+KIT queremos enseñarte a leer una etiqueta, a ser consciente de los productos que usas, y si finalmente decides pasarte a una cosmética natural e inteligente, proporcionarte lo necesario para que puedas hacer tus propios cosméticos en casa de una forma sencilla y divertida

, con ingredientes 100% naturales y respetuosos con el medio ambiente, tu piel y la de los tuyos.

Te invitamos a ver este vídeo sobre "Historia de los Cosméticos".

Si después de verlo sientes la necesidad de tirar todos tus cosméticos a la basura, AROMAKIT es tu página.

Síguenos y conoce todos los secretos para cuidarte de forma inteligente y natural.

 

¡Te esperamos!

Fuente video: www.safecosmetics.org

0 comentarios