Jojoba: un elixir sublime para combatir la sequedad ambiental

 

La Jojoba, simmondsia chinensis,  nos proporciona un elixir sublime y preciado para combatir esta sequedad ambiental que nos acompaña desde hace meses. Tiene muchísimas propiedades dermocosméticas, mejora la estructura de la piel y aporta una elevada nutrición al cabello.

Es una planta arbustiva originaria del desierto de Sonora (entre el sur de California y Méjico) y desde el siglo XVIII ya se menciona el uso de su aceite por sus virtudes para proteger la piel y el cabello. Los frutos, con un alto porcentaje de proteinas (35%) eran una gran fuente de alimento para los indios americanos que ya utilizaban su aceite como cicatrizante y para proteger la piel y el cabello de las elevadas radiaciones solares y  sequedad propias del desierto. Pero la principal virtud de este oro líquido era su capacidad para para preservar la suavidad de la piel. Un atractivo que sigue manteniendo en nuestros días.

El arbusto del que procede nos ayuda a entender mejor las interesantes propiedades de su fruto: es un arbusto muy resistente, con raíces muy ramificadas y profundas que le permiten explorar el terreno y localizar el agua que escasea en los terrenos donde suele crecer de forma silvestre. Estas raíces le ayudan a mantener los suelos estables, proporcionando a la planta una gran resistencia para combatir la sequedad ambiental y para adaptarse a los cambios climáticos. Es capaz de vivir sin recibir un aporte de agua hasta un año y medio. Crece en climas desde mediterráneos a tropicales, y los cultivos más importantes se dan en Argentina, Israel, Australia y Sur de Estados Unidos, pero potencialmente su cultivo podría extenderse a áreas más amplias de lo que ahora ocupa. 

Es el único vegetal que produce una cera líquida (éster) con propiedades físicas y químicas muy interesantes para el cuidado de la piel y el cabello por su similitud al sebo que generan nuestras glándulas. A temperatura ambiente (aprox. 24ºC) es completamente fluida y por debajo de esta temperatura empieza a cristalizar pudiendo aparecer completamente sólida en las épocas de más frío. Esta capacidad física y su composición química permiten que este aceite presente una elevada resistencia al deterioro y es muy estable frente a la oxidación. En su composición predomina el alto porcentaje de ceramidas, vitamina E y ácido linolénico. 

 

Porqué nos gusta tanto como ingrediente de nuestros kits

La composición que presenta el aceite de jojoba explica las interesantes propiedades cosméticas que nos puede aportar. Las ceramidas presentes en su composición son muy semejantes a las que contiene nuestra piel y son responsables de regular la hidratación de la célula y actúan en las zonas de la piel que más lo necesita hidratando en profundidad y reestructurando su equilibrio. Por ello, el aceite de jojoba está indicado tanto cuando hay una sequedad extrema como cuando se produce un exceso de sebo.

Su alto contenido en vitamina E ayuda a eliminar los radicales libres, responsables del envejecimiento prematuro de la piel. Y, finalmente, el ácido linolénico es un ácido graso esencial que ayuda a regenerar los tejidos aumentando la elasticidad y firmeza de la piel. En resumen, este oro del desierto nos encanta porque:

  • se adapta a todo tipo de pieles y edades
  • es muy versátil y resistente
  • es tan bueno para la piel como para el cabello

El aceite de jojoba tiene una textura ligera que penetra profundamente suavizando y protegiendo la piel según sus necesidades. Aporta un brillo natural sin dejar rastro graso en la piel y aporta humedad a las pieles más secas. Al penetrar profundamente, regula la secreción sebácea y ayuda a suavizar las manifestaciones cutáneas propias de las pieles grasas como son las espinillas, puntos negros, irritaciones, etc. Aporta además una ligera protección solar, lo que le convierte en un ingrediente perfecto para mejorar el aspecto de:

  • pieles secas y maduras:crea una fina capa no grasa que evita la pérdida de humedad 
  • pieles sensibles y con granitos: porque es muy suave, ligero y tiene propiedades reestructurantes
  • pieles grasas, porque penetra en profundidad y no deja rastro graso en la piel 

 

Muy interesante para cuidados capilares

 

El aceite de jojoba es además excelente para el cuidado del cabello, lo nutre, suaviza, fortalece y le aporta un brillo adicional además de reducir la producción de caspa, seborrea, irritaciones. Por su composición ayuda a hidratar y a liberar el sebo que se acumula en el folículo piloso y que obstruye el crecimiento normal del pelo, razón por la cual se le atribuye la propiedad de evitar la caída del cabello.

 

Su aroma es muy agradable y neutro convirtiéndolo así en un integrante idóneo de emulsiones, champús, bálsamos y otros productos cosméticos. No se le conocen efectos adversos y puede utilizarse tranquilamente durante todas las épocas del año y durante todas las etapas de la vida, también antes y durante el embarazo y en el momento de la gestación. Puedes encontrar aceite de jojoba en muchos de nuestros kits: crema facial ALTHEA, kit ALEJANDRA, kit LEO, BB CREAM VICTORIA 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0