Cuidados naturales para el acné

El acné se define como una enfermedad inflamatoria de la unidad pilosebácea, caracterizada por la aparición de lesiones tales como comedones, puntos negros, puntos blancos y/o pústulas. las hormonas desempeñan un papel importante en su aparición, lo que hace que sea más corriente en adolescentes (afecta casi al 80%) también puede darse en la edad adulta. AROMAKIT te ayuda a elaborar tu propia crema anti acné con nuestro KIT ALTHEA [21], compuesto de Aloe Vera, aceite de Jojoba y aceites esenciales de árbol de té, lavanda y palmarrosa. Una combinación de ingredientes 100% naturales con propiedades hidratantes, antisétpticas, regenerantes y calmantes que ayudarán a mantener a raya la sobreproducción de sebo y la aparición de granitos.

 

 ¿Cómo se produce?

Básicamente, el acné se produce por la excesiva actividad de las glándulas sebáceas. Fisiológicamente, el sebo es una sustancia oleosa que se genera para lubricar la piel que actúa como barrera física protegiendo frente agresiones externas y evitando la pérdida de agua y por tanto la deshidratación. Cuando por diversos factores, se produce una cantidad excesiva de sebo (seborrea) y las células cutáneas muertas permanecen adheridas a la piel (hiperqueratosis), ambos pueden acumularse en el folículo piloso y formar conjuntamente un tapón blando. Este tapón puede hacer que la pared del folículo se abombe y produzca un comedón cerrado (de cabeza blanca) o, si el tapón está próximo a la superficie, un comedón abierto (de cabeza negra). Las bacterias que normalmente viven inocuamente sobre la piel (propionibacterias) se acumulan y pueden colonizar los folículos taponados, causando pápulas, pústulas, nódulos y quistes. La consecuencia es una piel enrojecida e inflamada

Imagen: www.juventudtecnica.cu

 

Factores que lo desencadenan

 Entre las causas más frecuentes podemos destacar:

- Causas hormonales

- Causas hereditarias

- Alimentación deficiente

- Estrés

- Intoxicación de un órgano interno

- Utilizar cosméticos inadecuados

- Causas relacionadas con la ingestión de fármacos

- Padecer enfermedades gastrointestinales

- Limpiarse en exceso con productos astringentes que fuerzan el aumento de producción grasa como protección

 

Pautas para tratar el acné con productos naturales

La mayoría de las veces, sobre todo en adolescentes, el acné está causado por un desajuste hormonal que no podemos controlar pero sí que está en nuestra mano  adoptar hábitos alimentarios y rutinas de cuidado de la piel que nos ayuden a controlar el problema (por supuesto, si tienes un grado avanzado de acné o el problema persiste en el tiempo nuestra recomendación es que acudas a un dermatólogo).

Desde AROMAKIT siempre insistimos en el uso de productos naturales para cuidar nuestra piel pero en caso de tener una piel acnéica con más razón, ya que precisamente muchos de los ingredientes sintéticos de los cosméticos convencionales debilitan las defensas de la piel por lo que aumentan las posibilidades de infección y aparición de comedones. Además, los productos muy agresivos pueden tener efectos contra-prudentes y provocar una secreción de grasa exagerada, así que es mejor que utilices productos naturales que, a pesar de tener una acción más lenta, a largo plazo van a dar mejores resultados. 

 

Es muy importante establecer una rutina diaria para mantener una piel limpia e hidratada. Al principio puede resultarte tedioso pero ya verás como la constancia da su fruto y enseguida notarás una clara mejoría.  Son sólo tres sencillos pasos a seguir, sobre todo antes de irte a la cama ya que mientras dormimos es cuando la piel trabaja para detoxificar y regenerar:

  • Limpiar: es importante limpiar sin irritar así que opta por un jabón suave o mejor aún una loción limpiadora sin jabón.
  • Tonificar: utiliza un tónico natural con propiedades antisépticas y calmantes. Por ejemplo el hidrolato de geranio o jugo de aloe vera. También puedes utilizar las infusiones de tomillo, romero o lavanda con unas gotitas de limón.
  • Hidratar: usa crema ligera con ingredientes que regularicen la secreción de sebo. El aceite de jojoba es un gran aliado de las pieles grasas y acnéicas ya que además de ser un excelente seborregulador es un aceite muy fluido que no deja sensación grasa. Otro ingrediente fundamental es el aloe vera, que además de hidratar la piel posee propiedades astringentes y antibacterianas. 

 

    

Con estos consejos y un poco de paciencia conseguirás mejorar notablemente el aspecto de tu piel ;)

 

 

Bibliografía

- www.vidanaturalia.com

- www.eucerin.es

- www.aeped.es

 

Escribir comentario

Comentarios: 0