las trampas del márketing

Hace unas semanas, la actriz española Inma Cuesta denunciaba en las redes sociales los retoques de photoshop en una de sus fotos, en las que no se reconocía como ella misma, invitando así a reflexionar sobre cuáles son los cánones de belleza a los que estamos sometidos.  Al mismo tiempo, Kate Winslet también criticaba abiertamente una fotografía en la que se le restaban kilos y aparecía sin arrugas, mostrando una imagen suya que dista mucho de la realidad. Ambas defienden la belleza natural, sin retoques y sin mentiras, lo cual es de admirar en un entorno en el que sólo la imagen importa. Lamentablemente, al igual que en el mundo de la moda y el cine, la industria cosmética nos muestra cada día imágenes de hombres y mujeres jóvenes, de pieles bronceadas y cuerpos perfectos, felices porque su crema anti arrugas o su increíble perfume les hace ser exitosos en el trabajo y en la vida. 

¿Cuántas veces te has sentido decepcionad@ porque un producto cosmético no te ofrece los resultados que prometía? Desde AROMAKIT queremos rechazar esta persuasión publicitaria  que nos promete pieles sin arrugas y cabellos sedosos en pocos días. Publicidad muchas veces engañosa, que se proclama natural cuando realmente no lo es y que nos hace consumir gran cantidad de productos que en realidad no necesitamos. Para nosotras, cuidarse es mimarse de una manera consciente, respetuosa con tu cuerpo y con el medio ambiente y por ello aprovechamos los recursos naturales que están a nuestro alcance para proporcionar a nuestra piel y cabello la salud que necesitan. 


La belleza esta dentro de nosotros y muchas veces es cuestión de actitud: sentirse bien para sentirse guap@. Tómate la vida con tranquilidad, respira, realiza tus tareas diarias con calma, camina consciente de cada paso que das, disfruta cada minuto que estás con tu familia y amigos…

 

 Decide por ti mism@ lo que quieres ser, no dejes que la industria te diga cómo tienes que ser.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0