Cosmética 'slow' para disfrutar del momento

 

Un lento movimiento se está implantando en nuestras vidas como una revolución silenciosa frente a la aceleración que nos imponen los medios, el marketing, el rápido acceso a nuevas tecnologías: come lentamente, camina conscientemente, lee de forma reposada, consume con inteligencia y disfruta instante tras instante.

La versión en cosmética del movimiento Slow que ya funciona en el mundo de la gastronomía aboga también por tomarse la vida con más tranquilidad y con una actitud más respetuosa hacia nosotros y hacia nuestro entorno. ¿Recuerdas la 'magdalena de Proust'? Los recuerdos que recupera el autor a través del olor, textura y sabor de esa magdalena mojada en el café.


Las texturas, los aromas limpios y verdaderos, el tacto y la sensación que nos produce una crema o un champú sobre nuestra piel son instantes que capturan todos los mensajes publicitarios a través de imágenes y mensajes fabulosos que, sin pensarlo, nos incitan a consumir productos con la certeza de que vamos a trasladarnos a ese mundo sensorial tan deseado. Luego en la ducha, en nuestro baño toda esa magia se ha perdido desvanecida por nuestra rutina diaria y porque el producto que tenemos entre manos no nos ofrece lo prometido.

 

La cosmética Slow y hecha por ti, en cambio, te evita esa perversión del marketing y te devuelve el placer de disfrutar de tus productos cotidianos, tu gel, champú, esa crema que tanto bienestar te produce al levantarte… con todos tus sentidos. Las materias primas te conectan directamente con la Naturaleza porque no se componen de productos inertes, los aromas activan tu sentidos porque proceden del alma de las plantas, sus texturas te recuerdan que esos productos los has creado tu mismo y te sientes reconfortado y agradecido.


Esta es una de tantas razones que nos invitan a realizar nuestra propia cosmética, disfrutando de las materias primas que empleas, dedicando un tiempo precioso a compartir con tus hijos o con amigos, creando un regalo diferente y personal para una persona especial... Es una actividad creativa, sana y divertida muy fácil de aprender y de integrar en tus hábitos cotidianos y saludables. 

 

Es posible que te preguntes ¿por qué hacer mis productos de higiene y cosmética si los encuentro de todo tipo, precios y colores en cualquier supermercado, parafarmacia o perfumería? Lee este artículo para encontrar algunas respuestas.

Escribir comentario

Comentarios: 0